Aldi en Logroño: primer haul, primeras impresiones… ¡y vídeo!

El pasado uno de junio aterrizaba en Logroño Aldi, cadena alemana a la que yo tengo un cariño especial, pues la descubrí en la misma Alemania a la tierna edad de seis añitos, durante un verano inolvidable. Alemania es para mí bicicletas, museos, piscinas cubiertas donde aprendí a nadar junto a mi padre, compota de manzana, tartas caseras de frutos secos..., y agradables supermercados baratísimos.
Allí los Aldis proliferan desde sus difíciles comienzos como comercio familiar en la posguerra: nacieron con vocación de servicio, de ofrecer calidad a bajo precio..., y continúan fiel a su tradición.


Han pasado los años y Aldi suena hoy en nuestros oídos como sinónimo de cosmética barata y muy buena, y de oferta ecológica a precios irrisorios. Yo tenía en el bolsillo un billete de veinte euros que me había regalado mi abuela y, convencida de que si lo dejaba pasar se convertiría en un bono de autobús, una sesión de cine y la comida semanal, es decir, desaparecería sin pena ni gloria, el lunes de Pentecostés decidí visitar la "nueva atracción turística de la ciudad", como cuento en el nuevo vídeo de mi canal de YouTube:




Sobre todo me apetecía ver con mis ojos el afamado colorete Sunset, diz que clon del Rockateur de Benefit, pero ya había escuchado en algún canal que los habían retirado, ¡maldición! Aunque, por encima de este insano deseo de conocer coloretes baratos, como si los caros no los tuviera en mi tocador ni los disfrutara día a día, me urgía una necesidad real de contornos de ojos accesibles y eficaces... pero de verdad.

Contorno Aqua complete/ Contorno Calcium: 2,99 c/u

Pues los he encontrado.
Casi una semana llevo utilizando estos dos tubitos mágicos a diario, uno por la mañana y otro por la noche, y la zona de mi contorno parece haberse destensado, desinflado e incluso alisado como por arte de magia. No he bebido refrescos carbonatados tampoco, salvo mi sempiterna cocacola zero del vermú de sábado y domingo a la que no puedo renunciar, pero dos a la semana me parece una cantidad razonable.
De lunes a viernes, la ausencia de burbujas se ha aliado con estas dos cremitas baratísimas (menos de tres euros cuesta cada una). Aqua Complete por la mañana, fresquita y ligera de textura acuosa y con jugo de aloe vera en primer lugar del inci. Calcium por la noche, con aceite de argán y complejo de calcio, más densa pero para nada pesada. Ninguno de los dos contiene parafinas ni siliconas oclusivas ni alcohol. Parabenos sí pero son necesarios, y fragancia no recuerdo, al principio de la lista no pero al final puede: ambos productos desprenden un olor neutro y agradable a tocador de gran señora, o a crema Nivea de toda la vida.


Como habéis visto en el vídeo, compré algunas cosas de comida: bolsita de zanahorias que ya archiconocía y que cené por la noche junto a un par de lonchas del queso ecológico, de un sabor ahumado algo fuerte para mi gusto pero riquísimo. Patés ecológicos que aún no he estrenado y, sobre todo, unas barritas de cereales de chocolate negro y naranja que son delito, pecado, vicio insano y delicioso.
Aclaro que no compré las barritas como "de dieta" (cada una posee ocho gramos de azúcar y 99 calorías), sino más bien como "tapa deseo de cosas malas", que la primavera la sangre altera también a ese nivel. Me gusta lo buenísimas que están y lo mucho que sacian. Las como o como desayuno rápido tras mi media hora de paseo a la oficina, o de merienda tras mi media hora de elíptica o piscina por la tarde.


Llegamos a lo que más me apetecía reseñar, el maquillaje.
Y es que he encontrado una auténtica joya, que no son los coloretes (pese a lo bonitos que quedan y que ahora os pienso mostrar), sino una crema con color de la gama Aqua complete. Me quedé fascinada con su formulación, que incluye glicerina en primer lugar, aloe vera, vitis vinífera y otros principios activos espléndidos, y carece de parafinas, alcoholes o siliconas oclusivas.
Me la compré pensando, "el color no será el mío, pero por 2,99 euros me muero por probarlo".


Impresiones: es muy hidratante, deja la piel suavísima y dura todo el día. Cuando digo todo el día me refiero a veinticuatro horas: efectivamente queda un poco oscura y hay que extender muy bien porque el primer día me hizo careta y no había fuerza humana ni divina que difuminara el corro.
Me chifla el tono de salud y el acabado satinado pero no pringoso que deja. Maticé con mi polvera azul en el centro de la frente y empolvando mi nariz como una dama.
El colorete Cereza es un melocotón rojizo muy alegre y, aunque mate, muy luminoso por lo vivo del color, que colorea las mejillas con un halo que parece nacer de la piel. No así el colorete Rosa palo,


que en mi piel es demasiado mate, no me convence. Deja el rostro algo plano, aunque en la foto lo he mezclado con el iluminador Morning Star de la colección Tropical Splash de Flormar, que merece post exclusivo. Algo que me ha vencido y convencido es la máscara de pestañas waterproof: con un cepillo bastante cómodo y una fórmula negra, para mi gusto lo mejor que tiene es que realmente no se descascarilla, no emigra, no estropea el look. En esta imagen podéis ver mi contorno de ojos hoy, a medio día; limpio y descansado, gracias a Biocura, la marca de perfumería del entrañable supermercado Aldi.