Bruma Protectora Hydra Bomb Protect de Garnier: Mi Experiencia Regulera



Buenos días preciosas


Esta semana parece que estoy demasiado crítica pero si ayer os hablaba de un producto que no me había convencido en absoluto, hoy vuelvo a la carga con otro, que si bien no me parece lo más horrible que me he echado en la cara, tampoco me tiene loca de contenta y es que su planteamiento es perfecto pero sus resultados me han fallado en algunos aspectos. Asi que si os apetece saber el porqué de todo esto de una de las últimas novedades de GARNIER os invito a seguir leyendo.





Siempre, y cuando digo siempre es siempre, utilizo protección solar cuando salgo de casa. Para mi es fundamental ya que mi piel tiene una tendencia horrible a llenarse de manchas y este, sin duda,  es el único producto que las previene. 


Pero también siempre, o casi siempre, maquillo mi piel cuando salgo por lo que necesito de un producto que me ayude a renovar la protección solar a lo largo del día sobre mi piel maquillada.

Y es que chicas, si vais a estar muchas horas fuera de casa vais a necesitar renovar vuestra protección solar para que esta sea eficaz durante todo el día. Pero ¿cómo lo hago si voy maquillada? ¿tendría que desmaquillarme, volver a aplicar el protector y maquillarme de nuevo? Menudo rollo ¿verdad?



Es por eso que siempre busco alternativas como el SUN BRUSH de ISDIN que empecé a usar el año pasado y que me gusta muchísimo ya que se puede reaplicar tantas veces como queramos y encima del maquillaje sin alterarlo, ya que es en formato polvo.





Este año GARNIER sacó a la venta su HYDRA BOMB PROTECT, una bruma con la que además de hidratar la piel, la protegemos con su SPF 30 y sus componentes antioxidantes y antipolución.  Además promete fijar el maquillaje.



Esto último fue lo que me llevó a gastarme los casi 8 euros que cuesta en PERFUMERÍAS PRIMOR. Además me declaro fan de las brumas faciales. Me encanta la sensación que dejan en la piel de calma, frescor e hidratación y más ahora con el calor.





La marca nos dice que su textura es tan invisible como el aire y este es el punto en el que más discrepo.

Ya que a pesar de prometer ser asi de ligera, no me lo pareció la primera vez que lo usé. Me dejó la cara grasienta, con sensación de pesadez y llena de motitas blancas que estropeaban mi maquillaje.

Probé a aplicarlo a mayor distancia y aunque la cosa mejoró notablemente, no puedo decir que me encante.

Sigo notando la piel algo cargada cuando lo aplico, los brillos aparecen mucho antes y en vez de fijar mi maquillaje siento que es todo lo contrario. En fin, que la piel la protege del sol y en este punto no le saco ni un pero,  pero desde luego la parte de fijar nuestro maquillaje no la cumple, al menos en mi piel.

Además a pesar de aplicar a una distancia de 15 cm. como así nos indican, noto esas partículas blancas en la piel (lo podéis ver en las fotos) y tengo que retocar suavemente con las manos para que desaparezcan.





Está indicado para todo tipo de pieles, pero bajo mi punto de vista no sé yo si os gustará a las que tengáis la piel grasa o mixta como yo. Yo la usaré cuando no vaya maquillada ya que asi me gusta un poquito más.


En cuanto al aroma es muy fresquito y agradable.

Quiero seguir probando brumas de este tipo ya que las veo super útiles y prácticas. De hecho creo que ISDIN tiene una similar asi que si lo hago os contaré como siempre mi experiencia. Espero tener algo más de suerte que con la de GARNIER. Y aún tengo la esperanza de que saquen una versión más ligera,



Y vosotras, ¿habéis probado brumas de este tipo? ¿Me recomendáis alguna?




Como siempre, agradeceros el pasaros por aquí, dejar vuestro comentario o pregunta y por supuesto y si aún no lo has hecho, te invito a seguirme para no perderte ninguna de mis entradas.