Kivvi Cosmetics y sus mermeladas hidratantes corporales

Hola mimosas! Hoy os quiero hablar del placer de disfrutar de  mi momento de mimitos, hidratando en profundidad mi piel y disfrutando de un olor que es para caerse para atrás del gusto!!  La body marmalade de Kvvi Cosmetics, es de esos productos especiales que te enamoran nada más verlos y que cuando los abres, no quieres que se acaben nunca!


Y es que no es una crema hidratante corporal al uso, que va! Es mucho más que eso. Kivvi es una marca de cosmética orgánica procedente de Letonia. A orillas el mar Báltico fabrican sus productos de manera artesanal y en pequeñas producciones, de forma que garantizan la frescura de los mismos en todo momento.
Es una de esas marcas que me encantan por su filosofía. Ninguno de sus productos contiene alcohol y en su lugar usan extractos de aceites esenciales como conservantes naturales. Por supuestos prescinden también de petrolatos y derivados del petróleo, perfumes y colores artificiales. Su ingrediente estrella es el aceite de semilla de kiwi, que está presente en mayor o menor medida en todos sus productos, dado sus espectaculares propiedades regeneradores y antioxidantes.


Por supuesto es una marca que no testa en animales y completamente vegana. Entre los componentes que más suelen incorporar están el aceite de oliva, manteca de karité, aceite de coco, aceite de semilla de uva, aceite de almendras dulces, aceite de cereza, aceite de germen de trigo, aceite de macadamia, aceite de jojoba, aceite de aguacate, espino amarillo, arándano, rosa silvestre, kiwi, frambuesa, vitamina E, lúpulo, caléndula y gingko biloba!. Todo lo mejor de la naturaleza.
Pero vayamos al lio, que os quiero enseñar esta body marmalade, si, no es una crema, ni una manteca, es una textura nueva para mi, porque hasta el momento no había usado este tipo de productos con estas texturas tan especiales.
Lo primero que llama la atención de este y de todos los productos de la marca, es su packaing que enamora. Me encantan estos tarritos de vidrios de colores, que después podemos reutilizar para millones de cosas. Además de conservar en perfectas condiciones el producto son monísimos. Si, es verdad que alguna dirá que tiene miedo a que se le caiga y desperdicie el producto pero… si es que es monísimo!!

Lo segundo que me encantó es su olor… es muy a frutas.. ¿ a cual? Que se yo! Es una mezcla de limón, kiwi, fresas… es imposible que haya alguien a quien no le guste algo así! No es un olor muy fuerte, si perdura en el cuerpo para siempre , pero si durante el masaje que nos demos y unas horitas después. Hay varios olores distintos para probar, este es el de yelow rose pero tenéis hasta 5 distintos como podéis ver en la foto.

Lo tercero su composición, lleno de mantecas y aceites de muy alta calidad, os dejo el INCI como siempre: Butyrospermum parkii (Shea butter)*, Cocos nucifera (Coconut) oil, Vitis vinifera (Grape seed) oil*, Olea europeana (Olive) oil*, Aroma**, Prunus armeniaca (Apricot) kernel oil*, Prunus cerasus (Cherry) kernel oil*, Triticum vulgare (Wheat germ) oil*, Macadamia integrifolia (Macadamia)oil*, Oenothera biennis (Evening primrose) oil*, Simmondsia chinensis (Jojoba) oil*, Persea gratissima (Avocado) oil*, Hippophae rhamnoides (Sea buckthorn) oil*, Ribes nigrum (Blackcurrant) seed oil*, Rosa rubiginosa (Rosehip) oil*, Actinidia chinensis (Kiwi) seed oil*, Rubus idaeus (Raspberry) seed oil*, Vitamin E, Humulus lupulus (Hops) extract, Calendula officinalis (Calendula) extract*, Ginkgo biloba (Ginkgo) extract*. * certified organic ingredient ** natural essential oils. Esta excelente composición le permite lucir el certificado de ECOCERT.


Y  lo cuarto y más curioso es su textura. En principio parece una manteca pero no es tan densa como una manteca, aunque si es verdad que con el frio se solidifica, obviamente contiene manteca de karité y de cacao como principales ingredientes y eso se nota. El truco, y os lo cuento para que no os pase como a mi la primera vez, es coger muy poca cantidad, y derretirla entre las manos hasta que se haga aceite, es muy fácil porque como no sólo lleva esas dos mantecas, se funde muy rápido con el  calor. Después nos damos a toquecitos por una amplia zona, manchando nuestra piel con las manos y ya después masajeamos toda la zona disfrutando de su olor.
Ojo! Aviso a perezosa! Este producto es para esos días especiales  en los que queremos dedicarnos un poquito más de tiempo, porque el placer reside en eso, en masajear la piel, ver como resbalan las manos, la piel se nutre en profundidad y nos embriaga el perfume. Y no es para irse después a trabajar… a ponerse el pijama y descansar!
Desde la primera aplicación me noté las piernas súper suaves a la mañana siguiente, como si me hubiese hecho algún tratamiento especial, no podían estar mejor!! Y encima la hidratación duró bastantes días!. El tarro son 120 ml pero como os digo hace falta muuuuuy poquito, no os paséis que si no os faltará piel!! Y como no hay que aplicárselo a diario para mantener la piel genial, pues dura muchísimo!
Ahora con el embarazo no paro de ponerme cremitas en todo el cuerpo, pero esta mermelada es para la barriguita… me encanta masajeármela con ella y hasta creo que al bebe también le gusta, porque como estoy más tiempo de lo normal masajeando me responde con pataditas! Me parece que va a salir amante de las cremitas como su mami ;)
Pero venga! Contarme vosotras! ¿conocíais Kivvi?, ¿habéis probado algún producto suyo? Si es así no olvidéis dejarme vuestras recomendaciones en los comentarios! 
Mismimitoss.

Crema corporal de Beemy Honey y apadrinamiento una colmena para proteger las abejas

Hola mimosas! Hoy vengo con un post  3 en 1. Os quiero hablar de una nueva marca natural, Beemy Honey, os contaré mi experiencia con su crema corporal nutritiva y os voy a chivar como poder cuidar de las abejas apadrinando vuestra propia colmena, todo gracias a Sakai Laboratorios…¿ empezamos?


La verdad es que cuando me contactaron desde Sakai y me contaron el proyecto no me pude negar a ayudarles. Llevamos ya unos años con avisos de que la acción del hombre a través del uso de insecticidas, la presión urbanística y las alteraciones en la biodiversidad está mermando la población de abejas.


Quizás parezca una tontería pero las abejas son mucho más importantes de lo que creemos. Son esenciales para que se polinicen las flores y plantas que al final nos alimentan. 

Nunca hemos hecho nada para protegerlas, simplemente estaban ahí. Pero como os digo, de unos años aquí la cosa ha cambiado mucho y muy gravemente.

Sakai se dedica a los ámbitos de la alimentación ecológica desde hace ya varias décadas y además a nivel internacional.  Yo los conocí cuando sacaron su línea de mascarillas de arcillas, de las que ya os hablé aquí, la verdad es que son un placer para el rostro! Pero en estos meses he podido probar también su marca de alimentación propia Espiga Biológica con unas galletas riquísimas y una mahonesa sin huevo de las que os hablé por RRSS.

Pues hoy os vengo a hablar de la crema corporal de la marca Beemy Honey con la que estoy participando y apoyando a las abejas. Lo mejor es que esta iniciativa está al alcance de todas vosotras, si os preocupa el medio ambiente animaros!!

Sólo tenéis que mandarles una foto con uno de los productos de Sakai al e-mail [email protected] indicando claramente vuestro nombre y dirección. Con ello entrareis en los 3 sorteos que se van a celebrar y con los que podréis ganar el apadrinamiento de vuestra propia colmena! Cada mes habrá un sorteo de 3 colmenas! 

Es una excelente forma de colaborar con nuestro ecosistema. Además podréis dar nombre a vuestra colmena, visitarla y obtener su miel! Miel 100% natural!

Yo he aprovechado y he querido probar una nueva marca de cosmética natural de venta a través de ellos, Beemy Honey. Se trata de una marca que formula sin parafinas, siliconas, PEG, ni parabenos. Está hecha a base de miel, no podía ser de otra forma! La miel nos ayuda a mantener la hidratación y elasticidad de la piel, ya que crea una barrera protectora que evita la deshidratación a la vez que la nutre. Lo mejor es su alto poder antioxidante que nos protege de los efectos nocivos del sol.

Por ahora tienen una línea de productos muy reducida, aunque seguro que pronto la ampliarán. Tienen crema facial nutritiva, crema facial limpiadora, crema de pies y crema corporal que es la que he probado yo. Ya sabéis que con el embarazo cuanto más hidratación mejor!


Si os soy sincera, me encanta la miel, a pesar de sus calorías me parece de los mejores y más naturales medios de endulzar los alimentos, sin embargo las cremas con olor a miel nunca me han terminado de agradar. Pues esta crema corporal me ha enamorado por el olor… y es que no huele a miel!, sino a vainilla y de que forma chicas! Es espectacular! Dulce sin ser empalagoso, relajante con un toque florar… una delicia.

Yo la tengo puesta en mi neceser de cremas que tengo en el salón y todas las noches me la pongo en la tripita. Me encanta darme un masaje suave con ella y no tardo en notar las pataditas que bebé, creo que a él también le gusta mucho ese momento de relax!. Por supuesto no puedo evitarlo y termino con las manos y los brazos con más crema… pero es que huele de rico!

El formato es en un tarro de plástico de 200 ml, es de color beys clarito y de textura untuosa, al principio puede parecer que es muy pesada, pero con el calor de las manos se funde en nada gracias a la miel y la manteca de karité de su composición. De hecho os dejo su INCI (un 96,6% de ingredientes de origen natural): Aqua (Water), Butyrospermum parkii (Shea) butter, Glyceryl Stearate SE, Cetearyl alcohol, Dicaprylyl Ether, Parfum, Glycerin, Prunus amygdalus dulcis oil (Sweet almond oil), Mel (Honey), Propolis (Propolis cera extract), Lecithin, Tocopherol, Ascorbyl palmitate, Citric acid, Tetrasodium EDTA, Phenoxyethanol, Sodium dehydroacetate, Sodium benzoate, Benzyl benzoate, Benzyl alcohol, Coumarin, Anise alcohol.

Y eso es todo por hoy chicas! Espero que os haya gustado la idea del apadrinamiento de colmenas, apoyemos a nuestras abejas y ya de paso disfrutemos de productos de alta calidad! Contarme en los comentarios si ya conocíais esta marca Beemy Honey y si habéis probado alguna cosita más, yo creo que caeré con la limpiadora muy pronto!!


Mismimitoss

Receta de champú sólido para cueros cabelludos sensibles

Hola mimosas! Hoy vengo con un post un tanto diferente. Os quiero hablar de un producto que llegó a mi, gracias a una de vosotras, Susana (@jabonesycremascaseras). Ella es otra apasionada de la cosmética natural como nosotras, pero con una diferencia… ella elabora sus propios cosméticos en casa!! ¿Queréis saber que tuve el placer de probar y que le ha ido genial a mi cabello?

Un día os contaba por RRSS que tengo el cuero cabelludo muy sensible y que desde que tuve dos brotes de dermatitis muy seguidos, sólo usaba un champú en concreto, que aunque se vende como natural, no es que lo fuera en demasía. A raíz de esa foto, Susana (@jabonesycremascaseras)  me preguntó si no me había planteado hacer mi propio champú. Os soy sincera, la elaboración de cosméticos en casa siempre es algo que me ha llamado mucho la atención y se que algún día me iniciaré en esos mundos. Sin embargo, le dije que con el embarazo y el trabajo, no me quedaba un rato libre para ello. Muy amablemente se ofreció a hacer uno para mi y enviarlo para probarlo.
Quiero que conste que ella no me pidió nada a cambio, de hecho me dijo que su objetivo no era vender, ella no tiene tienda ni nada por el estilo. Lo que quiere, es que más gente como ella se anime a elaborar sus cosméticos y de verdad Susana, prometo hacerlo algún día!!
El caso es que tengo un cuero cabelludo super sensible. Hasta el punto de que si en un viaje me llevo la típica muestra de cualquier otro, por probar y así no cargar con el bote de champú… esa noche no duermo por culpa de los picores. Me destrozo la cabeza rascándome y es un horror, insoportable!!
Además el cuero cabelludo lo tengo graso y el resto del cabello normal. Como el champú se debe usar sólo para limpiar el cuero cabelludo y no el cabello… para eso con lo que cae de agua y champú es más que suficiente, pues he de buscar un champú para cabello graso y sensible y ya os adelanto que no es nada fácil.
Es más! Ya hace tiempo que eliminé del cuero cabelludo los productos con siliconas, porque me daban la impresión de que no dejaban respirar la piel y está se volvía más grasa. El champú que llevo usando sin parar 2 años seguidos era sin siliconas, parabenos ni colorantes… y era anticaspa. Pero no tengo problema de descamación, cosa curiosa porque si probaba cualquier otro champú de la misma marca, los picores volvían. Sólo desaparecían con la versión anticaspa.
Pero vamos a los que vamos! Susana me envió en una latita muy mona su champú sólido para cuero cabello graso y sensible. Os dejo los ingredientes que utilizó: 
  • 40% de polvo de shikakai.
  • 20% de sodium coco sulfate
  • 15% de sodium cocoyl isethionate
  • 10% de arcilla verde
  • 10% de agua destilada
  • 5% de aceite de coco
La receta de Susana es como sigue:
  • Primero se pesan todos los ingredientes juntos, a excepción de los aceites esenciales y vegetales. Como hemos visto no hay aceites esenciales, al ser para cuero sensible mejor prescindir de ellos, aunque el aceite de árbol de té puede ir muy bien para cueros grasos. Pero si que hay aceite vegetal, el aceite de coco. Como se trata de un aceite que aguanta bien el calor lo podemos añadir en este momento, si fuese cualquier otro habría que dejarlo para añadirlo al final.
  • Lo ponemos todo al baño María a fuego medio para que se vaya calentando poco a poco. Cuando la mezcla está pastosa y pegajosa es el momento de retirarlo del fuego.
  • Seguimos mezclando los ingredientes y esperamos que se enfrié un poco para añadir los aceites esenciales o el vegetal si no fuese el de coco. Si los añadimos en caliente perderían propiedades.
  • Finalmente se enmolda con la forma que prefiramos. Susana lo hizo como si fuese una madalena! Y lo metemos al congelador media hora para que coja la forma.
  • Después ya se puede desmoldar y se recomienda esperar de 24 a 48 horas para que se seque y poderlo usar.
Parece sencillo verdad?? Sólo hay que tener tiempo y lo ingredientes adecuados. El shikakai es una hierba de origen indio. Las mujeres indias llevan siglos ciudando sus melenas con hierbas naturales y mirar que pelazos lucen! El shikakai es un arbusto típico de Asia que en ayurveda significa ‘’la fruta para el cabello’’, ¿por algo será, no?
Esta planta contiene saponinas, que tienen una suave acción detergente además de propiedades anti-fúngicas y ser ricas en vitaminas C y D. Esto hace que se reduzca la caída del cabello y favorezcan una suave limpieza, sin eliminar la grasa natural que provoca el temido efecto rebote.
Resultado? El pelo bien limpio, el cabello muy suave, suelto y con un brillo muy bonito. Por supuesto nada de picores!! Que para mi era lo más importante!! La verdad es que estoy tan encantada que tenía que contároslo por aquí, porque ya sabéis que siempre que algo me gusta merece un post en el blog!
Y vosotras?, ¿os animáis a elaborar vuestras propias creaciones? Contarme en comentarios!! Yo hasta ahora no he salido de mezclar algunos aceites vegetales y esenciales pero ya os digo que con tiempo acabaré probando más cositas!
Si te ha gustado y quieres estar al día en cosmética natural, no dejes de suscribirte al blog en el botón azul del lateral derecho! Hasta el próximo post!
Mismimitoss

Receta de champú sólido para cueros cabelludos sensibles

Hola mimosas! Hoy vengo con un post un tanto diferente. Os quiero hablar de un producto que llegó a mi, gracias a una de vosotras, Susana (@jabonesycremascaseras). Ella es otra apasionada de la cosmética natural como nosotras, pero con una diferencia… ella elabora sus propios cosméticos en casa!! ¿Queréis saber que tuve el placer de probar y que le ha ido genial a mi cabello?

Un día os contaba por RRSS que tengo el cuero cabelludo muy sensible y que desde que tuve dos brotes de dermatitis muy seguidos, sólo usaba un champú en concreto, que aunque se vende como natural, no es que lo fuera en demasía. A raíz de esa foto, Susana (@jabonesycremascaseras)  me preguntó si no me había planteado hacer mi propio champú. Os soy sincera, la elaboración de cosméticos en casa siempre es algo que me ha llamado mucho la atención y se que algún día me iniciaré en esos mundos. Sin embargo, le dije que con el embarazo y el trabajo, no me quedaba un rato libre para ello. Muy amablemente se ofreció a hacer uno para mi y enviarlo para probarlo.
Quiero que conste que ella no me pidió nada a cambio, de hecho me dijo que su objetivo no era vender, ella no tiene tienda ni nada por el estilo. Lo que quiere, es que más gente como ella se anime a elaborar sus cosméticos y de verdad Susana, prometo hacerlo algún día!!
El caso es que tengo un cuero cabelludo super sensible. Hasta el punto de que si en un viaje me llevo la típica muestra de cualquier otro, por probar y así no cargar con el bote de champú… esa noche no duermo por culpa de los picores. Me destrozo la cabeza rascándome y es un horror, insoportable!!
Además el cuero cabelludo lo tengo graso y el resto del cabello normal. Como el champú se debe usar sólo para limpiar el cuero cabelludo y no el cabello… para eso con lo que cae de agua y champú es más que suficiente, pues he de buscar un champú para cabello graso y sensible y ya os adelanto que no es nada fácil.
Es más! Ya hace tiempo que eliminé del cuero cabelludo los productos con siliconas, porque me daban la impresión de que no dejaban respirar la piel y está se volvía más grasa. El champú que llevo usando sin parar 2 años seguidos era sin siliconas, parabenos ni colorantes… y era anticaspa. Pero no tengo problema de descamación, cosa curiosa porque si probaba cualquier otro champú de la misma marca, los picores volvían. Sólo desaparecían con la versión anticaspa.
Pero vamos a los que vamos! Susana me envió en una latita muy mona su champú sólido para cuero cabello graso y sensible. Os dejo los ingredientes que utilizó: 
  • 40% de polvo de shikakai.
  • 20% de sodium coco sulfate
  • 15% de sodium cocoyl isethionate
  • 10% de arcilla verde
  • 10% de agua destilada
  • 5% de aceite de coco
La receta de Susana es como sigue:
  • Primero se pesan todos los ingredientes juntos, a excepción de los aceites esenciales y vegetales. Como hemos visto no hay aceites esenciales, al ser para cuero sensible mejor prescindir de ellos, aunque el aceite de árbol de té puede ir muy bien para cueros grasos. Pero si que hay aceite vegetal, el aceite de coco. Como se trata de un aceite que aguanta bien el calor lo podemos añadir en este momento, si fuese cualquier otro habría que dejarlo para añadirlo al final.
  • Lo ponemos todo al baño María a fuego medio para que se vaya calentando poco a poco. Cuando la mezcla está pastosa y pegajosa es el momento de retirarlo del fuego.
  • Seguimos mezclando los ingredientes y esperamos que se enfrié un poco para añadir los aceites esenciales o el vegetal si no fuese el de coco. Si los añadimos en caliente perderían propiedades.
  • Finalmente se enmolda con la forma que prefiramos. Susana lo hizo como si fuese una madalena! Y lo metemos al congelador media hora para que coja la forma.
  • Después ya se puede desmoldar y se recomienda esperar de 24 a 48 horas para que se seque y poderlo usar.
Parece sencillo verdad?? Sólo hay que tener tiempo y lo ingredientes adecuados. El shikakai es una hierba de origen indio. Las mujeres indias llevan siglos ciudando sus melenas con hierbas naturales y mirar que pelazos lucen! El shikakai es un arbusto típico de Asia que en ayurveda significa ‘’la fruta para el cabello’’, ¿por algo será, no?
Esta planta contiene saponinas, que tienen una suave acción detergente además de propiedades anti-fúngicas y ser ricas en vitaminas C y D. Esto hace que se reduzca la caída del cabello y favorezcan una suave limpieza, sin eliminar la grasa natural que provoca el temido efecto rebote.
Resultado? El pelo bien limpio, el cabello muy suave, suelto y con un brillo muy bonito. Por supuesto nada de picores!! Que para mi era lo más importante!! La verdad es que estoy tan encantada que tenía que contároslo por aquí, porque ya sabéis que siempre que algo me gusta merece un post en el blog!
Y vosotras?, ¿os animáis a elaborar vuestras propias creaciones? Contarme en comentarios!! Yo hasta ahora no he salido de mezclar algunos aceites vegetales y esenciales pero ya os digo que con tiempo acabaré probando más cositas!
Si te ha gustado y quieres estar al día en cosmética natural, no dejes de suscribirte al blog en el botón azul del lateral derecho! Hasta el próximo post!
Mismimitoss

Probando productos de Amapola Bio Cosmetics


Hola mimosas! Hoy os quiero hablar de 4 productos con los que he vuelto a pecar con una marca natural que me encanta!, Amapola Biocosmetics. Muchas seguro que ya la conocéis, dado que lleva muchos años con nosotros y su amplia experiencia se nota en la calidad de sus productos. Hoy os hablaré de mis últimas adquisiciones y de como gracias a ellas he podido solventar los problemas de mi piel sensible… el embarazo haciendo de las suyas una vez más!!, ¿empezamos?.
 


La marca Amapola Biocosmetics,  es una marca de cosmética natural que se hace en España y que fue de las primeras que probé cuando comencé a interesarme por el mundo natural. No son pocos los productos que he probado y rara vez me han decepcionado. Hace pocos meses os hablaba de como hacer un botiquín natural, con una nueva línea que acaban de lanzar, dado muestras de su originalidad, pues sus gamas de productos son bien extensas.
 
Pero hoy os quiero hablar de estos cuatro productos para el cuidado facial y corporal, que fueron la escusa para pecar con la web de Momo cosmética natural. El paquete vino precioso, envuelto con papel fuxia, con una tarjetita desde Momo personalizada y con más muestras de productos de esta marca… ya saben que pronto caeré con alguna de ellas!! Así da gusto comprar en tiendas on line, porque sabes que preparan cada pedido con mucho cariño y eso es lo que me hará repetir... de hecho ya le he echado el ojo a otra marca de la que no he probado nada y me pica mucho la curiosidad… pero eso ya os lo cuento otro día!! Vamos a lo que vamos!
 

Es el primer exfoliante que uso de este tipo. Me refiero a que sólo vienen los gránulos en una latita de 15 ml de lo más mona. Su contenido es simplemente eso, polvo muy fino de hueso de albaricoque. Más natural y respetuoso con el medio ambiente imposible. Aún no entiendo como teniendo estos tesoros en la naturaleza, estemos llenando los mares con las bolitas no biodegradables de otros exfoliantes no tan naturales.
 
Se trata de un polvo granulado, porque si que se aprecian los pequeños granulillos, pero son tan finos que no dañan la piel. Y os lo digo yo, que con el embarazo tengo el rostro de lo más sensible, que horror!! A poco que me limpio la cara ya me salen rojeces y si la exfolio de cualquier manera ni os cuento.
 
Sin embargo este producto limpia los poros que da gusto, y ahora en verano que ando con la protección solar como una loca, reaplicando y reaplicando, es fundamental exfoliar bien para dejar los poros bien limpios. Si que me deja rojeces, eso ahora mismo es inevitable, pero no como con otros más agresivos que estaba usando hasta la fecha. Aunque esas rojeces ya tienen la solución con otro de los productos que os voy a mostrar… tiempo al tiempo… porque alguna se preguntará, ¿ y como se lo aplica en la cara?, ¿a palo seco? No mujer NO!! Lo mezclo con el siguiente producto y es un combo perfecto!
 
La marca la llama leche limpiadora y hasta ahora yo las leches las usaba para desmaquillar el rostro. Como primer paso de la limpieza nocturna de la que ya os hablé en el post sobre como realizar la doble limpieza coreana con productos naturales. Sin embargo esta leche es muy especial. No es tan densa como otras, es más líquida aunque no se desperdicia el producto. No hace apenas espuma y es muy cremosita de forma que no reseca la piel. El extracto de saponaria presenta propiedades espumantes y detergentes que ayudan a eliminar la suciedad y los restos de maquillaje sin resecar la piel.
 
Para mi lo mejor de este producto es sin duda su olor a limón. A limón dulce, no cítrico, es muuuuuy agradable. De hecho me gusta tanto que la uso mañana y noche como limpiador, porque lo veo perfecto para eso, y por las mañanas es un gustazo. Lo tenéis en 125 ml y 250 ml, yo tengo el bote pequeño, porque quería probarlo y así poder llevarlo en el neceser este verano, sin cargar mucho peso, pero ya os adelanto que la próxima vez repetiré con el bote grande.
 
Como os comentaba arriba, 2 veces por semana pongo un poco de leche en la mano y una mínima pizca del polvo exfoliante y me deja la piel muy limpita, resplandeciente y confortable!
 
Os dejo aquí el INCI del producto para que veáis que poquitos ingredientes lleva, cuanto menos mejor!: AQUA, GLYCERIN*, PRUNUS AMYGDALUS DULCIS*, ALCOHOL DENAT.*, CETEARYL ALCOHOL, CETEARYL GLUCOSIDE, TOCOPHERYL ACETATO, CITRUS LIMONUM PEEL OIL*, SAPONARIA OFFICINALIS LEAF/ROOT EXTRACT*, LIMONENE**, CITRAL**, LINALOOL**.(*) Procedente de cultivo ecológico certificado. Concretamente contiene un 85% de ingredientes ecológicos y está certificado por BIO.INSPECTA-VIDA SANA.
 
Momo nos cuenta en su web que se debe aplicar con un suave masaje circular por toda la cara y retirar con algodón o agua abundante. También se puede emplear como desmaquillador de ojos. Yo lo uso con las esponjitas vegetales que se usan con las mascarillas, las mojo un poco en agua y lista!
 
Como os decía, con el embarazo tengo la piel del rostro principalmente, aunque también algunas zonas del cuerpo, muy sensible. En nada que me limpio la cara me salen rojeces y eso antes nunca me pasaba!! Espero que dando a luz mi piel se recupere pronto. Pero mientras tanto había probado de todo para calmar la piel, tras la agresión de la limpieza y nada. Me pasaba el día con las dichosas rojeces que no se iban nunca. Hasta que decidí probar esta crema para pieles sensibles con caléndula que es calmante y epitelizante.
 
Es de color blanco roto y un olor muy sutil y agradable a flores. Su textura de crema tradicional pero nada pesada. En el bote se ve muy ligera y los primeros días me engañaba y me aplicaba más de la cuenta pensando que al ser tan ligera… ERROR!! Pero vamos que así también nos acordamos del cuello y del escote, la crema nunca se desperdicia!
 
El caso es que cuando la aplicas en el rostro notas que es muy cremosa, y mi miedo era que en verano me generase muchos brillos. Mi piel en verano es normal/mixta y en la zona T he de tener un poco de cuidado. Sin embargo quedé gratamente sorprendida cuando al masajear el producto la piel quedaba mate. Pero mate de verdad!! Y no hay que esperar nada! La verdad es que estoy encantada. Además el hecho del masajito es muy relajante y si ya ves que las rojeces desaparecen… es increíble!! Os la recomiendo sin duda a todas las que tengáis la piel sensible, agrietada, enrojecida o reactiva.
 
Por supuesto podéis ver el INCI: Water (Aqua), Rosa Damascena Water*, Helianthus Annus (Sunflower ) Calendula Officinalis Oil*, Aloe Barbadensis Extract*, Argania Spinosa Oil*, Glycerin*, Cetearyl Alcohol and Cetearyl Glucoside, Rosmarinus Officinalis Extract, Benzoic Acid, Sorbic Acid, Dehidroacetic Acid, Benzyl Alcohol, Benzoic Acid, Sorbic Acid, Dehidroacetic Acid, Benzyl Alcohol, Lavandula Hybrida Essential Oil*, Pelargonium Graveolens Essential Oil, Azulene. *ingrediente ecológico certificado. Concretamente contiene un 72% de ingredientes ecológicos y está certificado por BIO.INSPECTA-VIDA SANA.
 
Como os decía algunas zonas del cuerpo también se me están sensibilizando, entre los picores, el calor, el sudor…. Necesitaba algo especial para esas zonas y me decidí por esta crema corporal. Ahora mismo soy una mujer embadurnada en crema! Pero ninguna me calmaba como necesitaba hasta que probé esta.
 
Lo que más llama la atención a primera vista es su color, es azul, pero azul de verdad, es la primera crema azul que pruebo… no se porque me la imaginaba amarilla en todo caso, por aquello de la manzanilla verdad?
 
El caso es que la textura me gusta mucho, es de esas cremas que adoras aplicarte por lo rápido que se extiende al ser tan ligera. No hay nada que me guste menos en verano que después de la ducha, tener que luchar para extender una manteca que sea muy pesada. Pero esta crema está hecha con muy buenos ingredientes y eso se nota porque a la vez que calma la irritación, la deja muy hidratada y la sensación dura todo el día.
 
Su olor es muy agradable aunque no sabría a que deciros, yo diría que a flores en general y se queda en la piel un par de horas. Su INCI: Water (Aqua), Helianthus Annus (Sunflower) Chamomilla Recutita Oil*, Aloe Barbadensis Extract*, Chamomilla Recutita (Matricaria) Flower Alcohol Extract, Cetearyl Alcohol and Cetearyl Glucoside, Rosmarinus Officinalis Extract, Citrus Paradisi Essential Oil, Azulene, Citrus Madurensis Lour Leave Essential Oil.
 
Como nos dice Momo tiene aceite de manzanilla, agua de azahar y azuleno (amiga! de ahí ese color!),  que reestablecen el equilibrio epidérmico de las pieles delicadas devolviéndoles su hidratación y tersura originales. Lo único que no me ha gustado mucho es el envase, porque el ``pam´´ suelta muy poco producto y hay que darle varias veces, para tener suficiente crema en la mano y poder empezar a extenderla. Aunque ya sabéis que  para mi lo prioritario son los ingredientes y la sensación de la piel y eso me encanta!! Por supuesto repetiré!
 
Decirme vosotras, ¿ habéis probado alguno de estos productos?, ¿os ha llamado alguno la atención? Espero vuestros comentarios! Y si te ha gustado y quieres más, no olvides suscribirte al blog en el botón azul del lateral derecho! Nos vemos en el próximo post!
 
Mismimitoss