Cosmética Natural bien formulada, Eco Cosmetics y Organyc

Hola mimosas! Hoy vengo con un post de dos marcas de cosmética natural con las que repito,  por algo será, ¿verdad? Eco Cosmetics y Organyc, ¿las conocíais? Una tiene línea de mujer y bebe y la otra se centra en el cuidado íntimo de la mujer. Vamos a conocer mis últimas adquisiciones!


Como muchas ya sabéis Tuecobox es una web que me gusta mucho, porque tiene muchas marcas interesantes tanto de cosmética como de alimentación ecológica. Esta vez, os quiero mostrar el último pedido que hice. En él hay mucho para mi… y alguna cosita para el bebé. ¿Empezamos?

De la marca alemana Eco Cosmetics, que lleva ofreciendo productos naturales de muy buena calidad muchísimos años ya os había hablado en este post. Pero ahora quería probar cositas para mi y estas dos cremas se vinieron para casita.

La primera fue la loción corporal hidratante, que está indicada para todo tipo de pieles, aunque después de probarla unos días, he de decir que aunque a simple vista parece ligera, cuesta un poco que se absorba, hay que poner poquita cantidad y masajear un poco. En su composición tiene granada que es antioxidante y hoja de parra.

Viene en un tubo de plástico de 200 ml, no está testado en animales y es apto para veganos. Aunque lo mejor es que vienen con certificado ECOCERT.  De su lista de ingredientes el 100% son de origen natural y además el  16,20% son de agricultura ecológica.

De hecho, veamos su INCI: Aqua, Glycine Soja Oil *, Caprylic/Capric Triglyceride, Glycerin, Alcohol, Butyrospermum Parkii Butter*, Glyceryl Stearate Citrate, Vitis Vinifera Leaf Extract* , Punica Granatum Extract *, Simmondsia Chinensis Oil*, Olea Europaea Fruit Oil*, Sorbitan Stearate, Punica Granatum Seed Oil *, Theobroma Cacao Butter, Sucrose Cocoate, Olea Europaea Leaf Extract*, Xanthan Gum, Sodium Lactate, Lactic Acid, Tocopherol, Parfum, Limonene, Linalool, Citronellol. * Procedente de agricultura ecológica.

Como podemos observar tiene muy buenos ingredientes emolientes y protectores de la piel, que es lo que buscamos en una crema hidratante corporal. Así vemos la manteca de karité, extracto de hoja de parra, extracto de granada, aceite de jojoba, aceite de oliva, aceite de granada y hasta manteca de cacao. Una combinación excelente!

Si le tengo que poner un pero es quizás el aroma, es muy sutil y herbal, apenas se aprecia si no te acercas las manos a la nariz. Ya sabéis que soy fan de los olores! Pero pensando que esa crema la estoy usando después de dar a luz principalmente, tampoco es bueno que me embadurne de mil aromas diferentes. El bebe necesita reconocer a su madre y para él, el sentido del olfato es fundamental.

Ya que estábamos y se me estaban acabando las cremas de manos, también me decidí por la crema de manos con equinacea y aceite de semillas de uva. La equinacea protege contra las influencias medioambientales, las lesiones menores, al tiempo que reduce los gérmenes patógenos. Sobre el aceite de semilla de uva ya os conté todos los secretos aquí. Es sin duda uno de los mejores aceites en prevención del envejecimiento prematuro y chicas!!! Las manos hay que mimarlas mucho que están siempre expuestas a todo!

Al igual que la crema corporal, no ha sido testado en animales, es apta para veganos y con ECOCERT. Su INCI es: Echinacea Purpurea Extract, Caprylic/Capric Triglyceride, Glycerin, Alcohol, Simmondsia Chinensis Oil, Hydrogenated Coco Glycerides, Lecithin Hydrogenated, Butyrospermum Parkii Butter, Squalane, Punica Granatum, Extract, Cocos Nucifera Oil, Vitis Vinifera Seed Oil, Xanthan Gum, Tocopherol, Parfum, Limonene, Linalool, Citronellol.

Además la marca nos dice que el 100% de los ingredientes son de origen natural y el  99,80% de los ingredientes vegetales son de origen orgánico.

En cuanto al formato, viene en un tubo de plástico de 125 ml. Algo que me ha gustado mucho en ambas cremas es que vienen con precinto de seguridad, por lo que sabemos que hemos sido nosotras las que hemos abierto el producto y eso en cosmética natural es fundamental. En cuando al aroma, muy similar a la otra crema, sutil y herbal, no es que sea del todo de mi agrado pero tampoco está mal. Eso sí, lo mejor es lo rápido que se absorbe! Yo ya la tengo en el despacho porque al ser de tan rápida absorción puedo seguir trabajando inmediatamente después, sin necesidad de esperar!

Y por último de la marca Eco Cosmetics incluí también la leche corporal para bebes. Ya tenía el gel de la misma línea  y como la marca y el hecho de que tengan el certificado ECOCERT me da muchas garantías pues quise probar también con esta crema para el peque. El bote son 200 ml, es vegano y no testado en animales.

Está recomendada para las pieles más sensibles. Contiene granada y espino amarillo y su INCI es : Aqua, Glycine Soja Oil, Olea Europaea Oil, Caprylic/Capric Triglyceride, Glyceryl Stearate , Glyceryl Stearate Citrate, Hydrogenated Coco Glycerides, Butyrospermum Parkii Butter, Simmondsia Chinensis Oil, Punica Granatum Extract, Hippophae Rhamnoides Leaf Extract, Hippophae Rhamnoides Oil, Xanthan Gum, Tocopherol, Lactid Acid, Parfum.

Pero en este caso lo mejor a parte de sus excelentes ingredientes es el olor! Huele a chiches! No es que sea un olor muy duradero, de hecho lo prefiero así siendo para el bebé, pero en el momento de aplicarlo es una pasada!! Deja la piel muy cómoda, se nota que la crema está ahí pero realmente la piel la ha absorbido muy rápido. Ideal para vestir rápido al bebe y que no coja frío.

Finalmente os quiero hablar de la otra marca, Organyc. Es una marca enfocada en el cuidado íntimo de la mujer. Yo ya probé las compresas de maternidad, que me fueron genial tras el parto al ser de algodón 100% natural, así como su gel íntimo que muy gentil con esa zona tan delicada y más después de un trauma como puede ser un parto. Sabía que en esas circunstancias quería contar con productos lo más natural posible y gracias a Tuecobox descubrí esta nueva marca y estoy encantada.

Por ello decidí probar también sus toallitas húmedas íntimas. No es que sea muy recomendable estar usando toallitas todo el tiempo. Lo ideal es el agua y el jabón, pero entre ducha y ducha y sobre todo tras un parto hay que limpiar muy bien la zona. Los puntos no se deben infectar y para ello hay que tener la zona bien limpia y seca. Estas toallitas me han ayudado mucho a limpiar sin que me doliese tanto y saber que son naturales me da mucha tranquilidad.

Gracias a sus extractos de manzanilla y caléndula procedentes de agricultura ecológica, ofrecen un efecto refrescante, hidratante y calmante en su piel. Además contienen también ácido láctico, que ayuda a estabilizar el ph de la piel para evitar posibles irritaciones. Sin duda para repetir! El formato es en paquete de 20 unidades sin tapita protectora, pero como las usé tan seguido a mi no se me secaron en ningún momento, eso sí con la precaución de ponerlas siempre boca abajo.


Y hasta aquí el pedido que os quería mostrar. No olvidaros de que tenéis un descuento en la web de Tuecobox!! Pero contarme en los comentarios, ¿habéis probado cositas de estas dos marcas?,¿ qué me recomendáis?


Mismimitoss

Cuidado íntimo del bebé y la mamá

Hola mimosas! Hoy vengo a mostraros una alternativa a las toallitas húmedas con tanto químico como hay por el mercado. Si bien es cierto que desde que tenemos la opción de usar toallitas húmedas, nuestra vida se ha facilitado mucho, no todas tienen ingredientes recomendables.  No sólo hablamos del famoso fenoxietanol, sino de otros muchos. Ante ello, he tomado una decisión con respecto al cuidado del bebe que viene en camino… ¿queréis conocerla?


Como os decía, cuando salieron las toallitas húmedas para limpiar el culito de los bebes fue un gran avance en comodidad. Yo se que mi madre conmigo no tuvo esa suerte, eran otros tiempos.  Sin embargo cuando nació mi hermana pequeña ya estaban más que introducidas en todos los supermercados. El tema es que nadie por aquel entonces se había preocupado de ver cuales eran los ingredientes que llevaban esas toallitas. A lo largo de los años se han ido prohibiendo el uso de muchos de ellos en productos para bebes. Algunos han sido: formaldehído, el 1,4-dioxano, el triclosán, los ftalatos y los parabenos, que son potencialmente cancerígenos.


Sin embargo a día de hoy el más polémico es sin duda el fenoxietanol, que también se puede encontrar como sphenoxyethanol, phenoxytol o EGPhE. 

El fenoxietanol es un producto químico que se usa como conservante, pero que al ser absorbido por la piel del bebe puede causar daños en el hígado y en los riñones. Como vemos, estamos hablando de algo muy serio, más cuando pensamos en la cantidad de veces que debemos cambiar el pañal a un bebe y lo delicada que es su piel los primeros meses y años de vida.

Por todo ello mi decisión ha estado clara desde el principio; reducir al máximo el uso de toallitas húmedas. Sólo las quiero usar cuando estemos fuera de casa y no quede más remedio y en esos casos serán toallitas con ingredientes naturales. Hoy en día hay muchas opciones en el mercado afortunadamente, aunque unas que tienen muy buena fama en este mundo natural son las que venden en Tuecobox, una web de cosmética natural para la mamá y el bebé, además de alimentación ecológica que ya sabéis que me gusta mucho.

Pues como os podéis imaginar la alternativa a las toallitas húmedas, la he sacado que esa web y se trata del pack de 10 toallas pequeñas de tela de bambú. Son un total de 10 toallitas de tela, de colores vivos, que además vienen en una práctica bolsa para guardarlas. Son ecológicas, veganas y sin químicos. Hechas con bambú, una planta que crece muy rápidamente. Son muy suaves y se pueden lavar en lavadora y reutilizar tantas veces como se quiera.


Su tamaño es ideal para los usos que le quiero dar con el peque, 18 x 14 cm. En principio mi idea es usarlas para el cambio de pañal y para el baño mientras sea pequeño, porque se que se secan perfectamente y no se estropean tanto como las esponjas, esas las dejaremos para más adelante.

Puede parecer un poco engorroso hacerse a ellas una vez que conocemos las toallitas húmedas, pero mi cuñada ya lleva usándolas con mi sobrino 5 meses y está encantada. La he viso usarlas y no entraña complicación ninguna. Simplemente hay que llevar un recipiente con agua calentita y algún limpiador si es vuestro deseo, al lugar donde se le va a cambiar el pañal al bebé. Sin duda la mejor alternativa, porque eliminamos por completo los químicos de una zona tan delicada como el culito del bebe y además ¿Qué creéis que preferirá el pequeño, una toallita húmeda fría o el agua calentita con una toalla de bambú suavita? Esta claro no?

Bueno y como ya me conocéis aproveché este ultimo pedido a Tuecobox para reponer mi gel íntimo, esta vez me decanté por la marca Organyc, de la que ya os conté aquí que también tengo las compresas de maternidad, preparadas para dentro de muy poquito. Creo que siempre y más después de un parto con una herida cicatrizando, debemos usar productos lo más naturales posible, y este jabón de higiene íntima de Organyc me pareció la mejor opción.

Es un bote de plástico con dispensador, lo cual es básico para mi en la ducha! Y contiene 250 ml. Está hecho con del aceite esencial de manzanilla y al extracto de caléndula de agricultura ecológica. La fórmula contiene también zumo de aloe vera y flor de aciano, que nos aportan sensación de frescor. El olor es muy suave pero agradable y mantiene el pH especialmente ácido de la flora vaginal.

Y eso es todo por hoy chicas!! Espero vuestro comentarios, contarme como lo hacéis vosotras con vuestros hijos para el cambio del pañal y si no tenéis hijos, ¿ usáis un jabón especifico para la zona íntima?. Por cierto, os recuerdo que tenéis un descuento especial en Tuecobox:


Hasta el próximo post!


Mismimitoss

Cuidado íntimo del bebé y la mamá

Hola mimosas! Hoy vengo a mostraros una alternativa a las toallitas húmedas con tanto químico como hay por el mercado. Si bien es cierto que desde que tenemos la opción de usar toallitas húmedas, nuestra vida se ha facilitado mucho, no todas tienen ingredientes recomendables.  No sólo hablamos del famoso fenoxietanol, sino de otros muchos. Ante ello, he tomado una decisión con respecto al cuidado del bebe que viene en camino… ¿queréis conocerla?


Como os decía, cuando salieron las toallitas húmedas para limpiar el culito de los bebes fue un gran avance en comodidad. Yo se que mi madre conmigo no tuvo esa suerte, eran otros tiempos.  Sin embargo cuando nació mi hermana pequeña ya estaban más que introducidas en todos los supermercados. El tema es que nadie por aquel entonces se había preocupado de ver cuales eran los ingredientes que llevaban esas toallitas. A lo largo de los años se han ido prohibiendo el uso de muchos de ellos en productos para bebes. Algunos han sido: formaldehído, el 1,4-dioxano, el triclosán, los ftalatos y los parabenos, que son potencialmente cancerígenos.


Sin embargo a día de hoy el más polémico es sin duda el fenoxietanol, que también se puede encontrar como sphenoxyethanol, phenoxytol o EGPhE. 

El fenoxietanol es un producto químico que se usa como conservante, pero que al ser absorbido por la piel del bebe puede causar daños en el hígado y en los riñones. Como vemos, estamos hablando de algo muy serio, más cuando pensamos en la cantidad de veces que debemos cambiar el pañal a un bebe y lo delicada que es su piel los primeros meses y años de vida.

Por todo ello mi decisión ha estado clara desde el principio; reducir al máximo el uso de toallitas húmedas. Sólo las quiero usar cuando estemos fuera de casa y no quede más remedio y en esos casos serán toallitas con ingredientes naturales. Hoy en día hay muchas opciones en el mercado afortunadamente, aunque unas que tienen muy buena fama en este mundo natural son las que venden en Tuecobox, una web de cosmética natural para la mamá y el bebé, además de alimentación ecológica que ya sabéis que me gusta mucho.

Pues como os podéis imaginar la alternativa a las toallitas húmedas, la he sacado que esa web y se trata del pack de 10 toallas pequeñas de tela de bambú. Son un total de 10 toallitas de tela, de colores vivos, que además vienen en una práctica bolsa para guardarlas. Son ecológicas, veganas y sin químicos. Hechas con bambú, una planta que crece muy rápidamente. Son muy suaves y se pueden lavar en lavadora y reutilizar tantas veces como se quiera.


Su tamaño es ideal para los usos que le quiero dar con el peque, 18 x 14 cm. En principio mi idea es usarlas para el cambio de pañal y para el baño mientras sea pequeño, porque se que se secan perfectamente y no se estropean tanto como las esponjas, esas las dejaremos para más adelante.

Puede parecer un poco engorroso hacerse a ellas una vez que conocemos las toallitas húmedas, pero mi cuñada ya lleva usándolas con mi sobrino 5 meses y está encantada. La he viso usarlas y no entraña complicación ninguna. Simplemente hay que llevar un recipiente con agua calentita y algún limpiador si es vuestro deseo, al lugar donde se le va a cambiar el pañal al bebé. Sin duda la mejor alternativa, porque eliminamos por completo los químicos de una zona tan delicada como el culito del bebe y además ¿Qué creéis que preferirá el pequeño, una toallita húmeda fría o el agua calentita con una toalla de bambú suavita? Esta claro no?

Bueno y como ya me conocéis aproveché este ultimo pedido a Tuecobox para reponer mi gel íntimo, esta vez me decanté por la marca Organyc, de la que ya os conté aquí que también tengo las compresas de maternidad, preparadas para dentro de muy poquito. Creo que siempre y más después de un parto con una herida cicatrizando, debemos usar productos lo más naturales posible, y este jabón de higiene íntima de Organyc me pareció la mejor opción.

Es un bote de plástico con dispensador, lo cual es básico para mi en la ducha! Y contiene 250 ml. Está hecho con del aceite esencial de manzanilla y al extracto de caléndula de agricultura ecológica. La fórmula contiene también zumo de aloe vera y flor de aciano, que nos aportan sensación de frescor. El olor es muy suave pero agradable y mantiene el pH especialmente ácido de la flora vaginal.

Y eso es todo por hoy chicas!! Espero vuestro comentarios, contarme como lo hacéis vosotras con vuestros hijos para el cambio del pañal y si no tenéis hijos, ¿ usáis un jabón especifico para la zona íntima?. Por cierto, os recuerdo que tenéis un descuento especial en Tuecobox:


Hasta el próximo post!


Mismimitoss

Copa menstrual Mooncup, ¿realmente merece la pena?

Como no sólo de cremitas vive una mujer, hoy toca tratar un nuevo tema y aportar una nueva alternativa más natural y ecológica, la copa menstrual.
 



Si os soy sincera cuando este tipo de dispositivo salió al mercado me picó mucho la curiosidad. Muchas veces estoy fuera de casa todo el día y no tengo acceso a baños todo lo limpios que me gustaría y en esos casos pensé que una copa menstrual podría resultar muy útil.

 
Se puede utilizar hasta 12 horas seguidas. Aunque es cada mujer con su uso la que determina cuantas horas la puede llevar puesta, en función del día de menstruación en el que esté, dado que la cantidad de flujo va variando. La copa no produce infecciones por tenerla puesta mucho tiempo, como si ocurre con los tampones y es perfecta para usar de noche, porque no manchamos la ropa interior al movernos y tampoco tenemos que despertarnos, en el caso del tampón, para cambiarlo. Simplemente perfecto!


Ya no sólo es por ese motivo practico, sino por otros muchos como el hecho de que no consumimos tampones y compresas dañando el medio ambiente. Una copa menstrual equivale unos 170Kg de residuos por mujer. Es sin duda una inversión bastante rentable dado que nos durará unos 10 años. Imaginar la de compresas y tampones que nos ahorraremos de comprar!

 
 Además los tampones utilizan gran cantidad de blanqueantes, perfumesy otros productos químicos que pueden ser absorbidos por tu cuerpo y que alternan el pH vaginal de la mujer, pudiendo generar infecciones. Pueden generar irritaciones y sequedad, especialmente los últimos días de tu menstruación al absorber. Frente a ello la copa menstrual no absorbe, simplemente recoge el flujo protegiendo de esa forma tu flora vaginal.

Hay varias marcas de copas vaginales en el mercado actualmente, pero yo os quiero hablar de la que yo he utilizado, Mooncup. Es una copa menstrual reutilizable de unos 5 cm. de largo elaborada con un suave material de silicona. Es capaz de contener hasta 30 ml. de fluido, lo que equivale aproximadamente a un tercio del flujo total producido durante un período. Esta copa menstrual no contiene blanqueantes, desodorantes ni geles absorbentes. Está elaborada con una silicona médica especial no alergénica. La silicona es un derivado del silício, uno de los minerales más abundantes de la Tierra.
 
Pero vamos a los que nos importa a nosotras!, ¿es cómoda o no? Porque si no lo es, de nada nos sirven tantas ventajas verdad?

 
Pues os soy totalmente sincera, llevo usándola 3 periodos seguidos y aunque aún soy un poco torpe con ella, se que con el tiempo será una gran aliada. No os quiero mentir y que penséis que es todo maravilloso. No, la realidad es que al principio es complicado, te tienes que conocer bien, probar en que postura te es más fácil introducirla, como prefieres coger la copa con la mano para que te sea más fácil… un sinfín de cosas que pasan en la intimidad del baño de una mujer!

 
Las instrucciones que vienen con el producto son bastante claras pero… al final eres tú la que decide como usarla. Un consejo, no tengáis las uñas muy largas si sois novatas! Que mal lo pase! ;)
 
Hay que introducir la copa en la vagina doblándola sobre si misma y la propia copa hará ventosa con las paredes quedándose fija, pero de verdad! Que no se cae! Es imposible que lo haga! Yo no he tenido perdidas mientras la he estado usando y los días de más flujo he podido estar la jornada laboral de 8 horas sin preocuparme por ella, una maravilla!

 
Entre cada uso simplemente hay que introducir un dedo en el lateral, para romper la ventosa que ha creado con las paredes, al separarla ya sale sola (cuestión de practicar) y con cuidado retiramos el flujo acumulado y la podemos lavar con agua en el lavabo y introducida nuevamente una vez limpia. Pero entre cada periodo es recomendable hervirla en agua, antes de guardarla en su funda hasta la próxima regla.

 
Hay dos tallas en función de la amplitud vaginal,  la talla A para mujeres mayores de 30 años o que siendo menores ya hayan tenido parto natural, y la talla B para menos de 30 años.

 
Dudas que podéis tener y que también tuve yo ¿?? No, no pasa nada cuando hacemos pipi, podemos hacerlo con total normalidad, como con los tampones. La copa no se va a llenar por ello, sólo recoge el flujo de la menstruación. Y como os digo no se cae! Que al principio como no sentía que llevase nada… tenía serias dudas al respecto! ;)



 
Y ahora cotillearme un poco!, ¿la habéis probado?, ¿os gusta? o ¿preferís seguir con los métodos tradicionales? animaros que por probar no se pierde nada y podéis liberaros de los tradicionales engorros mensuales!

 
Si te ha gustado y quieres más no dudes en suscribirte al blog! En el botón azul de la barra lateral!.

 
Mismimitoss.
 

Copa menstrual Mooncup, ¿realmente merece la pena?

Como no sólo de cremitas vive una mujer, hoy toca tratar un nuevo tema y aportar una nueva alternativa más natural y ecológica, la copa menstrual.
 



Si os soy sincera cuando este tipo de dispositivo salió al mercado me picó mucho la curiosidad. Muchas veces estoy fuera de casa todo el día y no tengo acceso a baños todo lo limpios que me gustaría y en esos casos pensé que una copa menstrual podría resultar muy útil.

 
Se puede utilizar hasta 12 horas seguidas. Aunque es cada mujer con su uso la que determina cuantas horas la puede llevar puesta, en función del día de menstruación en el que esté, dado que la cantidad de flujo va variando. La copa no produce infecciones por tenerla puesta mucho tiempo, como si ocurre con los tampones y es perfecta para usar de noche, porque no manchamos la ropa interior al movernos y tampoco tenemos que despertarnos, en el caso del tampón, para cambiarlo. Simplemente perfecto!


Ya no sólo es por ese motivo practico, sino por otros muchos como el hecho de que no consumimos tampones y compresas dañando el medio ambiente. Una copa menstrual equivale unos 170Kg de residuos por mujer. Es sin duda una inversión bastante rentable dado que nos durará unos 10 años. Imaginar la de compresas y tampones que nos ahorraremos de comprar!

 
 Además los tampones utilizan gran cantidad de blanqueantes, perfumesy otros productos químicos que pueden ser absorbidos por tu cuerpo y que alternan el pH vaginal de la mujer, pudiendo generar infecciones. Pueden generar irritaciones y sequedad, especialmente los últimos días de tu menstruación al absorber. Frente a ello la copa menstrual no absorbe, simplemente recoge el flujo protegiendo de esa forma tu flora vaginal.

Hay varias marcas de copas vaginales en el mercado actualmente, pero yo os quiero hablar de la que yo he utilizado, Mooncup. Es una copa menstrual reutilizable de unos 5 cm. de largo elaborada con un suave material de silicona. Es capaz de contener hasta 30 ml. de fluido, lo que equivale aproximadamente a un tercio del flujo total producido durante un período. Esta copa menstrual no contiene blanqueantes, desodorantes ni geles absorbentes. Está elaborada con una silicona médica especial no alergénica. La silicona es un derivado del silício, uno de los minerales más abundantes de la Tierra.
 
Pero vamos a los que nos importa a nosotras!, ¿es cómoda o no? Porque si no lo es, de nada nos sirven tantas ventajas verdad?

 
Pues os soy totalmente sincera, llevo usándola 3 periodos seguidos y aunque aún soy un poco torpe con ella, se que con el tiempo será una gran aliada. No os quiero mentir y que penséis que es todo maravilloso. No, la realidad es que al principio es complicado, te tienes que conocer bien, probar en que postura te es más fácil introducirla, como prefieres coger la copa con la mano para que te sea más fácil… un sinfín de cosas que pasan en la intimidad del baño de una mujer!

 
Las instrucciones que vienen con el producto son bastante claras pero… al final eres tú la que decide como usarla. Un consejo, no tengáis las uñas muy largas si sois novatas! Que mal lo pase! ;)
 
Hay que introducir la copa en la vagina doblándola sobre si misma y la propia copa hará ventosa con las paredes quedándose fija, pero de verdad! Que no se cae! Es imposible que lo haga! Yo no he tenido perdidas mientras la he estado usando y los días de más flujo he podido estar la jornada laboral de 8 horas sin preocuparme por ella, una maravilla!

 
Entre cada uso simplemente hay que introducir un dedo en el lateral, para romper la ventosa que ha creado con las paredes, al separarla ya sale sola (cuestión de practicar) y con cuidado retiramos el flujo acumulado y la podemos lavar con agua en el lavabo y introducida nuevamente una vez limpia. Pero entre cada periodo es recomendable hervirla en agua, antes de guardarla en su funda hasta la próxima regla.

 
Hay dos tallas en función de la amplitud vaginal,  la talla A para mujeres mayores de 30 años o que siendo menores ya hayan tenido parto natural, y la talla B para menos de 30 años.

 
Dudas que podéis tener y que también tuve yo ¿?? No, no pasa nada cuando hacemos pipi, podemos hacerlo con total normalidad, como con los tampones. La copa no se va a llenar por ello, sólo recoge el flujo de la menstruación. Y como os digo no se cae! Que al principio como no sentía que llevase nada… tenía serias dudas al respecto! ;)



 
Y ahora cotillearme un poco!, ¿la habéis probado?, ¿os gusta? o ¿preferís seguir con los métodos tradicionales? animaros que por probar no se pierde nada y podéis liberaros de los tradicionales engorros mensuales!

 
Si te ha gustado y quieres más no dudes en suscribirte al blog! En el botón azul de la barra lateral!.

 
Mismimitoss.