Consejos para cuidar los esmaltes.

Holaa!! Hoy os traigo un post en el que os voy a decir las cosas que hacemos mal a la hora de conservar nuestros esmaltes y las soluciones que hay.

Aquí os dejo el post anterior:

Los esmaltes tienen una fecha de caducidad. Si los guardas bien y los cuidas se puede alargar su vida útil mucho. Evitar problemas como que el esmaltes e seque o la tapa no se pueda abrir permitirá no tener que cambiar a menudo de tu esmalte favorito.

Una mala conservación de tus frascos de esmalte puede hacer que tengas que tirarlos. Los esmaltes suelen estropearse porque se secan y se espesan con el paso del tiempo, el contacto con el aire o el exceso de calor.

Por eso te recomiendo estos sencillos consejos:
  • Hay que evitar guardar los esmaltes en el cuarto de baño, pues al ser un lugar cerrado donde se concentra mucho calor y humedad perjudica el correcto equilibrio de sus componentes químicos.
  • Hay que guardarlos en una caja o en un cajón, en una habitación fresca, alejados de fuentes directas de luz y calor, como puede ser una ventana o una lámpara.

Con el paso del tiempo y el uso, es normal que algunos esmaltes empiecen a espesarse, lo que complica mucho su aplicación. Para evitarlo sigue estos consejos:
  • Mantén siempre los esmaltes bien cerrados y también hay que procurar que mientras los estemos usando este el menor tiempo posible abiertos.
  • Si el esmalte ya ha empezado a espesarse, peor aún no tiene grumos, puedes probar a recuperarlo. Recuerda que nunca debes echarle unas gotas de quitaesmalte, porque lo que harás será disolverlo y estropear su composición. Lo que debes usar es un diluyente especial para esmaltes de uñas.

Sea nuevo o no el esmalte, hay veces que no se puede abrir el frasco. Los tapones bloqueados suelen estar causados por restos de esmalte que se han secado en la rosca, pegando ambas superficies e impidiendo que giren. Para evitar este problema, es importante mantener limpios tanto la rosca del  frasco como el interior del tapón.
  • El truco para abrirlo  es poner el frasco de esmalte, solo la parte del tapón, debajo del grifo con agua caliente, para que se dilate y luego con un trapo ábrelo mientras está caliente.
  • Si sigue dándote problemas el frasco cada vez que lo abres una la rosca con un poco de vaselina siempre que lo uses.

Espero que os hayan gustado estos consejos.
¡Un Saludo!
Ana.