El TAG de mi tocador: limpiando mi colección, parte I, Nars (VLOG & SORTEO)

Nunca podré agradecerle suficiente a una de mis lectoras el haberme descubierto, cuando yo hablaba de mi debilidad por los vídeos de Dirty Closet, el fabuloso canal de Ratolina. Desde el minuto cero me cautivó su profesionalidad, limpieza y ¿cómo decirlo? Monería realista: creo que además de tener ese buen gusto o intuición que pido a una auténtica gurú, consigue ser terriblemente dulce sin ñoñerías ni postureos.


Esto no quiere decir que haya dejado de ver a Olga, pero claramente Ratolina es otro nivel y mucho más mi estilo, del mismo modo que Marilyn closet o Arro. Y también sigo viendo a Pórpora Porpita, a Aparichi y a Sara Herrera (cuando se deja ver...)
Lo cual significa que sigo atrapada por las youtubers de belleza, puesto más arriba o abajo, que cada noche luchan por llenar mi rato de ocio antes de ir a la cama, compitiendo con la poderosa lectura o la no tan poderosa opción de ponerme a ver una serie.
Todo este preámbulo viene a cuento de que, como sabéis todas, por este universo ruedan los TAGs más o menos inspiradores..., y Ratolina me inspiró muchísimo con su vídeo "Limpiando mi colección, ¿qué se va y qué se queda?" y decidí hacer algo parecido..., y aquí tenéis el resultado:


Como le sucede a ella he tenido que dividir el TAG, y no muestro todo mi tocador en esta primera entrega, sólo el cesto de las brochas/ utensilio de los ojos, algunos iluminadores y... ¡mi colección al completo de Nars! Que está algo mermada porque: mi madre se llevó el dúo de sombras Cordura y el de iluminadores Jubilation, terminé el colorete Taj Mahal y regalé Amour, Gilda y Dolce vita en mi anterior limpieza de Tocador, se me cayó el mítico dúo Habanera y creo haber perdido el labial Dolce vita, snif, aunque aún espero encontrarlo en la casa de mis padres en Madrid.


Siempre resulta útil hacer orden, descubrir joyas que tenías abandonadas (me he maquillado ya un par de veces con mi único pigmento de Mac, el Old gold  alias "¡viejo verde!"), y reafirmarnos en nuestras tozudeces (hay un par de cachivaches que sé que no voy a utilizar poro siguen en el tocador por cuestiones sentimentales, fueron regalos o compras especiales y son por eso objeto de mis desvelos cuando no de mi maquillaje diario: sucede por ejemplo con el maquillaje en polvo de Urban Decay o con las sombras de Colour Pop que me resultan muy incómodas de aplicar, no puedo remediarlo.


Aún queda la segunda parte del TAG, la segunda entrega en la que os contaré que hay en esa cesta de mimbre, abriré el tarro de los pintalabios etcétera, pero ya en esta primera tanda hay tres polveras que tienen solo dos o tres usos y que no voy a utilizar por diversas razones, así que he decidido de nuevo regalarlos a mis queridas lectoras. Lo llamo sorteo por adecuarme a la nomenclatura más habitual en estos casos, pero no son productos ni nuevos ni donados por una marca. La metodología será la habitual: el primer comentario que reclame uno de los tres se lo lleva, aunque me tiene que decir de forma más o menos poética el motivo de su elección. ¿Os apetece el juego?


Los tres productos son estos:

- Iluminador Morning Star de la colección Tropical Splash de Flormar: a mí no me sienta bien pero he leído muy buenas críticas, debe ser mi falta de maña o mi tez lo que falla aquí.
- Colorete Blush Copper de Becca: gracias a Dios fue un casi regalo por el descuento de treinta euros en Sephora, porque en mi piel es demasiado potente (y ya no tengo brocha Yachiyo, snif,) Viene incluso con su caja.
- Colorete Liberté de Nars: le ocurre lo mismo, para mí es demasiado pigmentado y encima mate, pero es como el anterior un rubor fabuloso.

¡Hagan juego, señoras!