"Inuit Soaps": Jabones Cuadrados ¡con Agua de Iceberg!


¿Qué tal estáis, chicas?

En esta ocasión, vengo con una entrada muy bonita y especial, sobre todo, para las adictas a los jabones, ¡como yo!, jejeje. Hace muy poquito, una de vosotras tuvo la suerte de ganar, una mini caja de jaboncitos, de esta marca, gracias a un sorteo que realicé, ¿recordáis?. Pues, a mí, tambien, me dieron la oportunidad de probar dos de ellos.

"Inuit Soaps" es una marca, nacida hace poquito, por Mónica y Eloy, que hicieron posible que este proyecto se hiciera realidad, con el fín de ofrecernos una gran variedad de maravillosos jabones (incluido minis) para todo tipo de pieles (desde las más secas hasta las más grasas). Además, cabe destacar que todos y cada uno de ellos, son ricos en multitud de ingredientes.

Si observamos la composición de cada uno (en la web), podemos comprobar que contienen una gran variedad de arcillas (verde, blanca, rosa...) y aceites naturales (oliva, almendras dulces, argán, avellana, germen de trigo, jojoba, onagra, rosa mosqueta, etc). Pero, especialmente, todos están enriquecidos en agua de iceberg, un ingrediente muy beneficioso para el cuidado de las pieles.



Una de las características que más me ha gustado de esta web, es que nos da la opción de probar varios jaboncitos, a muy buen precio, ya que, se presentan en una mini caja ¡preciosa e ideal para regalar o auto-regalarse!, jejeje. Sin embargo, el primero que os enseño, es el jabón para piel sensible, en tamaño original, el cual, trae 90 gramos de cantidad, aproximadamente. 

Nose si lo apreciaréis, pero tiene un tono amarillento muy llamativo..., aunque, a mí me ha enamorado totalmente su aroma tan delicado y un tanto dulzón, ya que, está enriquecido de aceite de oliva y aceite de caléndula, principalmente. Es por ello, que es ideal para la piel sensible, que necesita calmarla e hidratarla, al mismo tiempo.

Por el momento, lo he estado utilizando en la ducha, que seguramente sabréis que, cuando llega el buen tiempo me encanta usar jabones sólidos, ¿verdad?, jejeje. Pues, ¡bien!, tan sólo decir que me está gustando muchísimo, porque deja mi piel calmada, suave, limpita y confortable (nada irritada ni reseca), además, la espumita tan sutil, suave y delicada que realiza, ¡es una maravilla!. Sinceramente, me parece un jabón buenísimo y, por lo tanto, de los mejores que he probado hasta ahora (y ¡que conste! que he usado muchos, jejeje). Además, desde que lo tengo, os aclaro que dura una barbaridad, porque apenas ha perdido su forma.



De color piedra parís, he podido probar un mini jabón, que he utilizado estas semanas en mi rostro. Tiene un aroma dulce y un tanto herbal, pero muy muy delicado, que apenas se aprecia. Éste, en concreto, es ideal para la piel mixta, gracias a que está enriquecido de aceite de oliva, aceite de babassú, arcilla verde, aceite esencial de árbol de té, y sobre todo, aceite de jojoba y avellana.

Si observáis, se trata de uno de sus mini jabones, ¿a que es bonito?, jejeje, parece hasta un cubo o dado, jejeje. Por ello, lo curioso de él (y del resto) es que tienen forma cuadrada, que a simple vista resultan ser muy atractivos, originales y llamativos, ¿a que sí?, jejeje, aunque reconozco, que las primeras veces, cuando empecé a probarlos (tanto éste como el anterior ) me costó un poquito acostumbrarme a él...

En él, no se especifica por ningún lado la cantidad que contiene, ya que se trata (digámoslo así) de una muestra o minitalla, pero yo calculo que serán unos 25 gramos de cantidad, más o menos. Y, al igual que el otro, también realiza una espumita super sutil, suave y delicada, ¡increíble!, y cunde ¡muchísimo!. 

Pero lo mejor de él, para mí, sin dudarlo, es que no reseca nada, y que elimina y controla estupendamente los brillitos y sebo de mi piel, al mismo tiempo, que la hidrata, sin notar ni sentir, después, nada de irritación. Por lo tanto, me parece un jabón facial ideal para pieles mixtas y un tanto grasas (si tenéis acné, mejor probar el #4).

¡Espero vuestros comentarios y opiniones!

"Inuit Soaps": Jabones Cuadrados ¡con Agua de Iceberg!


¿Qué tal estáis, chicas?

En esta ocasión, vengo con una entrada muy bonita y especial, sobre todo, para las adictas a los jabones, ¡como yo!, jejeje. Hace muy poquito, una de vosotras tuvo la suerte de ganar, una mini caja de jaboncitos, de esta marca, gracias a un sorteo que realicé, ¿recordáis?. Pues, a mí, tambien, me dieron la oportunidad de probar dos de ellos.

"Inuit Soaps" es una marca, nacida hace poquito, por Mónica y Eloy, que hicieron posible que este proyecto se hiciera realidad, con el fín de ofrecernos una gran variedad de maravillosos jabones (incluido minis) para todo tipo de pieles (desde las más secas hasta las más grasas). Además, cabe destacar que todos y cada uno de ellos, son ricos en multitud de ingredientes.

Si observamos la composición de cada uno (en la web), podemos comprobar que contienen una gran variedad de arcillas (verde, blanca, rosa...) y aceites naturales (oliva, almendras dulces, argán, avellana, germen de trigo, jojoba, onagra, rosa mosqueta, etc). Pero, especialmente, todos están enriquecidos en agua de iceberg, un ingrediente muy beneficioso para el cuidado de las pieles.



Una de las características que más me ha gustado de esta web, es que nos da la opción de probar varios jaboncitos, a muy buen precio, ya que, se presentan en una mini caja ¡preciosa e ideal para regalar o auto-regalarse!, jejeje. Sin embargo, el primero que os enseño, es el jabón para piel sensible, en tamaño original, el cual, trae 90 gramos de cantidad, aproximadamente. 

Nose si lo apreciaréis, pero tiene un tono amarillento muy llamativo..., aunque, a mí me ha enamorado totalmente su aroma tan delicado y un tanto dulzón, ya que, está enriquecido de aceite de oliva y aceite de caléndula, principalmente. Es por ello, que es ideal para la piel sensible, que necesita calmarla e hidratarla, al mismo tiempo.

Por el momento, lo he estado utilizando en la ducha, que seguramente sabréis que, cuando llega el buen tiempo me encanta usar jabones sólidos, ¿verdad?, jejeje. Pues, ¡bien!, tan sólo decir que me está gustando muchísimo, porque deja mi piel calmada, suave, limpita y confortable (nada irritada ni reseca), además, la espumita tan sutil, suave y delicada que realiza, ¡es una maravilla!. Sinceramente, me parece un jabón buenísimo y, por lo tanto, de los mejores que he probado hasta ahora (y ¡que conste! que he usado muchos, jejeje). Además, desde que lo tengo, os aclaro que dura una barbaridad, porque apenas ha perdido su forma.



De color piedra parís, he podido probar un mini jabón, que he utilizado estas semanas en mi rostro. Tiene un aroma dulce y un tanto herbal, pero muy muy delicado, que apenas se aprecia. Éste, en concreto, es ideal para la piel mixta, gracias a que está enriquecido de aceite de oliva, aceite de babassú, arcilla verde, aceite esencial de árbol de té, y sobre todo, aceite de jojoba y avellana.

Si observáis, se trata de uno de sus mini jabones, ¿a que es bonito?, jejeje, parece hasta un cubo o dado, jejeje. Por ello, lo curioso de él (y del resto) es que tienen forma cuadrada, que a simple vista resultan ser muy atractivos, originales y llamativos, ¿a que sí?, jejeje, aunque reconozco, que las primeras veces, cuando empecé a probarlos (tanto éste como el anterior ) me costó un poquito acostumbrarme a él...

En él, no se especifica por ningún lado la cantidad que contiene, ya que se trata (digámoslo así) de una muestra o minitalla, pero yo calculo que serán unos 25 gramos de cantidad, más o menos. Y, al igual que el otro, también realiza una espumita super sutil, suave y delicada, ¡increíble!, y cunde ¡muchísimo!. 

Pero lo mejor de él, para mí, sin dudarlo, es que no reseca nada, y que elimina y controla estupendamente los brillitos y sebo de mi piel, al mismo tiempo, que la hidrata, sin notar ni sentir, después, nada de irritación. Por lo tanto, me parece un jabón facial ideal para pieles mixtas y un tanto grasas (si tenéis acné, mejor probar el #4).

¡Espero vuestros comentarios y opiniones!