Lip Ammo de Jeffree Star en Celebrity skin & Unicorn Blood

Tras leer y ver decenas de reseñas en la red, también yo caí con los famosos labiales en formato de bala rosa y cromo del polémico Jeffree Star. Ya se pueden encontrar con facilidad en Maquillalia algunos, que no todos, los productos de este polifacético enfant terrible de los Estados Unidos, así que me hice con dos barras de labios, con la idea de realizar un segundo pedido más tarde y probar los ya míticos Velour, líquidos y mates.


Esa segunda visita que hoy sé que, o mucho cambian las cosas, o no se producirá, pues cuando ya había confirmado el pedido descubrí una polémica bastante fea respecto a este hombre: en 2015 realizó algunas declaraciones racistas y Kat Von D cortó toda relación con él. Eso junto a la manía de los nombres (un labial azul amoratado se llama "abuso") hace que no me vea tan entusiasta como cuando empecé a ver esta firma tan creativa en redes, como cuento en mi último vídeo de YouTube:


Sin embargo en este espacio nos vamos a centrar en las barras de labios, que no tienen culpa alguna de las excentricidades de su creador. Y valen muchísimo la pena: el envase es divertido y original como ya señaló Mareas, aunque a mí se me hace un poco plastiquete- casita de muñecas- rosa Barbie para costar diecinueve eurazos. Estamos hablando de productos que cuestan más o menos lo mismo que por ejemplo Clinique, con su empaque metálico, o al menos Mac o similares con envoltorio de plástico pero sólido y sobrio, de aspecto profesional. Para eso, prefiero los Studded kiss de KVD con su aspecto roquero, igual de plasticosos pero mucho más sofisticado.


Pero aquí también "la belleza está en el interior", y los tonos elegidos (los dos súper ventas, no he sido muy original), son una preciosidad extrema. Celebrity skin es descrito en muchos lugares como un café suave con matiz melocotón, pero yo no le veo el tono café ni el melocotón, ni me parece un "nude" clásico u ortodoxo: lo que creo es que la realidad supera a la publicidad en belleza, ya que se trata de un color cacao claro, chocolate con leche de matiz frío, casi topo, que tanto se ha estilado y se estila aún, y por eso me resulta hermosísimo y actual a partes iguales.



El Unicorn blood lo compré por el nombre, ¿quién lo duda? El poeta Enrique García-Máiquez diría que estoy envenenada de literatura. Pero ya sabéis que me entusiasman los unicornios, y cuando lo vi supe que debía ser para mí. ¿De qué color tienen la sangre los unicornios?, me preguntó mi primo el del iPhone. Y dijo, entre risas, que semejante "pintalabios" debería ser azul. Pero no: es rojo oscuro con un punto castaño, y por eso me recuerda mucho al Dubonnet de Mac pero más mate, y a mi amiga Merl:


Respecto a la textura y acabado, me los esperaba aún más secos y mates, por lo que han supuesto una grata sorpresa para mí. Unicorn blood se me antoja más difícil de aplicar pero puede que sea por el color: una vez puesto en el labio, aguanta incólume durante horas, a pesar de que sí transfiere.
Lo mismo le sucede a Celebrity skin, con el aliciente de que  resulta hasta cremoso, aunque no llega a poseer ese tacto "lácteo como de natillas" (¿recordáis lo obsesionada que estuve con esta expresión hace un par de años? Pues me siguen enamorando los labiales así, y éste lo es, si no por acabado, por color).
Creo que se nota lo mucho que me gusta este labial: no es que ya sólo que sea icónico, no es que la red lo haya aupado o se haya convertido en el mejor vendido porque sí, ¡es que ofrece muchas bazas para conseguir ser todo eso! Es bonito, llevadero, todo terreno, de rabiosa actualidad... la joya que se ha puesto de moda; ¡tenía que probarla!