Look al rojo vivo: sombras Wycon + Luster de Nars + gloss Bionike

Ecce look "Heat". He aquí un maquillaje del que me siento por fin orgullosa de veras, casi el que más me gusta de toda la historia de este espacio (modestia muy aparte), porque:
1) me he atrevido con colores nuevos
2) he aprendido a difuminar, ¡Deo Gratias! Eso sí, ayudada por una brocha de Wycon..., mi nuevo hallazgo romano.


Lo primero de todo, debo contar la reacción al maquillaje por parte de mis seres queridos, que no tiene desperdicio:
Mi padre: - ¿Te pasa algo, Rocío? Tienes los ojos rojos y... ¿y dorados? (Tono de gran preocupación)
Yo: - ¡Papá, es maquillaje!
Mi padre: ¡Aaaaah! (Alivio)
Mi primo (ingeniero, pero con una inesperada veta poética): - ¡Tus ojos parecen dos soles! ¡Dos puestas de sol!


Efectivamente, he utilizado las tres sombras más "heat" de mi nueva paleta de Wycon, elegidas por mí: la 39 (rojo cálido metálico de matiz cobrizo), la 20 (castaño caramelo de reflejo cobrizo) y la 34 (oro amarillo pálido). También la 5, vainilla mate.
Pero, sobre todo, he utilizado la tercera y última compra que hice en Wycon, de la que nada os hablé
 porque hasta hoy no había probado; su magnífico pincel para difuminar sombras. Es la referencia E-14, cuesta ocho euros con noventa y me ha adentrado en una nueva dimensión: ahora sé que si antes no me maquillaba bien los párpados no era (sólo) debido a mi torpeza... ¡sino a carecer de la herramienta necesaria!


Aún me queda mucho por aprender, pero comprenden que me encuentre algo emocionada. Y dedico el look a Sara Herrera “Makeup-te” y a Marta “Ratolina”, sin las cuales nunca hubiera comenzado a saber maquillarme...
Con todo, debo pedir de nuevo (y espero que por última vez), disculpas por el desastre de cejas, lo único que aún no domino. Las he peinado pero, amigas, depilarlas está muy fuera de mi alcance.
En el rostro utilicé el final de mi base Toleriane Teint de LRP, que se ha terminado (RIP), aplicado con mi esponja, y luego iluminador "renacentista" en nariz, sien y pómulos, polvos de sol mates de Wycon y un buen golpe de mi colorete favorito, Luster de Nars.

Una publicación compartida de Adaldrida (@makimarujeos) el

En los labios, como podéis ver en esta reciente publicación "boomerang" de mi perfil de Instagram, utilicé el que hoy por hoy es mi gloss favorito: el Crystal gloss de Bionike, del cual poseo una versión fres transparente sin brillantina y este color caramelo translúcido con chispas doradas: ambos son ligeros, duraderos y dulces, ¿qué más puedo desear? ¿Que este tono en concreto sea cálido en lugar de frío para poder acompañar así al rubor melocotón dorado de Nars y a esta colección de sombras tan calientes? ¡Ya lo tengo!
Y ahora llega el momento en el que paso a describir cómo apliqué las sombras:


Con el pincel en forma de lápiz de Mac logré primero un punto dorado en el lagrimal, limpié y con la misma herramienta extendí por todo el párpado móvil sin llegar a la cuenca la sombra color caramelo.
En ese momento mojé levemente la brocha de difuminar, que estaba virgen, en la sombra vainilla, y la puse suavemente bajo la ceja y por todo el párpado fijo. Al llegar a la cuenca difuminé con ella la sombra caramelo, y también metiéndome un poco en el lagrimal.
Luego, con el pincel de lápiz limpio de nuevo apliqué la sombra rojiza en la esquina externa y fui bajando por en párpado inferior, a ras de pestañas inferiores pero solo en el tercio externo. Hice lo mismo con la sombra caramelo en el primer tercio, y con la dorada en el inicio de la línea de agua. Y luego, con la nueva brocha, difuminé..., y al mirarme al espejo ¡no podía creer lo que estaban viendo mis ojos!