Look Hollywood de W7 + Keep it perfect de Essence: regalos de Mareas

Hace unas semanas Mareas, del blog Con los pies en la orilla, nos confesaba su pequeña decepción con la paleta de iluminador y bronceador de W7, que aportaba una pigmentación demasiado suave. Con asombro le respondí en comentarios que a mí me había seducido precisamente por esa misma razón, tanto es así que mi paleta estaba desfalleciendo ya de tanto uso como le había dado...


Estas palabras bastaron para que ella decidiera enviarme el producto, y puedo dar fe de que no emprendió el camino en solitario como Tristón, que necesitaba un amiguito, un hogar y mucho amor. Tuvo diversos compañeros de viaje y una recepción cariñosa por mi parte, con fiesta de bienvenida a casa como acabo de relatar en el único vídeo de mi canal de YouTube, un Unboxing & reaccionando como si fuera yo una auténtica Youtubber influencer de masas, ¡claro que sí, guapi!



De hecho, me muestro  al natural como una auténtica vlogger, poros a la vista en un primerísimo plano, ¿por qué no? Trasteando durante la edición me avergoncé un poco de las pintas y estuve a puntísimo de eliminar el clip, pero... no lo hice, pues me dije, "Rocío, si querías hacer un reaccionando a las ocho de la tarde un viernes, esto es lo que hay".
Y ahora me alegro porque habéis visto el "antes", rojeces y poros abiertos y líneas de expresión en el contorno de ojos cansado, y el pelo no sucio pero tampoco limpio, vamos, un día de batalla como otro cualquira... Así, el look que os ofrezco ahora consiste en el "después", tras utilizar en un par de ocasiones la mascarilla de granada de Holika Holika y maquillarme con el dúo de iluminador y bronceador:


El dúo Hollywood de W7 ya había aparecido en este espacio, pero antaño lo hizo en forma de "primeras impresiones" y ahora, seis meses después, es un "aún sigo enamorada" en toda la regla: amo este producto por su versatilidad y su delicadeza, y por la belleza del color que regala a la tez. Eso sí, coincido con Mareas en que solo es apto para pieles muy claras como la mía. Inspirado en un auténtico objeto de culto de la firma Charlotte Tillbury, posee una zona bronceada que no es mate pero tampoco brilla y que para mí representa el equilibrio perfecto en cuanto a su tonalidad, y una parte iluminadora sin purpurina evidente que aporta un halo cálido y muy, muy luminoso.


He iluminado tabique nasal, punta de la nariz, lagrimal y parte alta del pómulo con el iluminador. Con el bronzer he marcado el hueso de la mejilla, y luego con una mezcla de ambos el coloreado la parte más carnosa.
La base de maquillaje ha sido la de Fórmula pura de Deborah que me regalara Gadirroja y que me chifla, y también he usado en los ojos la sombra negra y dorada de Ten Image que también formaba parte de su regalo.
El labial es el Magick de Kat Von D, y el pelo lo lavé con mi champú iluminador a la camomila de Original Remedies que reseñaré en un futuro post sobre Garnier, y lo trabajé con mi espuma Miracle Mousse de Aussie.

La piel, como ya habéis podido ver o sufrir, estaba bastante maltrecha y con poros abiertos..., pero se acondicionó perfectamente con la mascarilla (que protagonizará una reseña en exclusiva) , y con la bruma Keep it perfect! de Essence que ha sido la verdadera sorpresa de este regalo sorpresa.
Con glicerina y ácido hialurónico en su fórmula... y casi nada más (solo Propilene glycol como elemento extraño), al aplicar se siente como una bruma de tranquilidad. No huele a nada porque no lleva perfume, no pica porque no lleva alcohol y no pesa porque no lleva derivados del petróleos ni siliconas...
Y todo ello conduce a la sensación de que no sólo mantiene el maquillaje intacto durante horas (las fotos están hechas cuarenta y ocho minutos después de maquillarme), sino que mantiene el cutis hidratado y calmado.
¡Millones de gracias, Mareas!