Megalast In the flesh de Wet´n wild y paleta My Must haves mates de Essence: regalos de (y para) Myriam de Beautik

Cuando cerraron Beautik Logroño, me quedé con la pena de no haberme atrevido a comprar el labial mate de larga duración color labio de Wet´n Wild: durante meses dudé porque lo veía precioso pero no me ataría su acabado mate y había escuchado muy malas críticas sobre los envases de esta gama: sí, odio ensuciar o estropear mis barras de labios.

Usando el Iphone7 de espejito espejito mágico
Myriam me dijo que ella pensaba hacer un pedido a Maquillalia, de reposiciones solo porque le apetecían mucho las nuevas paletas de Essence pero eso de no poder verlas le detenía..., y me preguntó si quería el In the Flesh. Al final le pedí éste y el Wine room para probar de una vez los famosos Megalast de la firma. Y sabiendo que no se iba a animar con las nuevas sombras de Essence, al tiempo que yo compraba mi paletita en Haro...

He aquí una Myriamchu atónita

... Compraba otra para ella. No se lo esperaba ni mucho ni poco y la sorpresa fue como de castillo de fuegos artificiales. Vale la pena regalar una tontería por ver la cara de la persona a la que va destinado el regalo.
Conociéndola, había elegido todo sombras mates, sabiendo además que al menos el tono Mauvie time (que incluí, por supuesto), pigmenta realmente bien. Escogí un negro neutro que a mí no me dice nada pero que sé que ella va a utilizar mucho, y dos sombras mates que me tientan incluso a mí: Dare to wear, un maravilloso azul lavanda, y Black as a berry, un tono ciruela de base negra realmente arrebatador. Ambos pigmentan muchísimo, y tengo pruebas:



Acto seguido me dio los labiales y no quiso cobrármelos, aunque yo le dejé claro que lo mío quería ser un regalito, no un intercambio. Pero la tarde se convirtió en tarde de Reyes Magos en plena primavera.

De arriba abajo: Wine room/In the flesh

Los labiales Megalast... mentiría si dijera que me han gustado. No, no lo han hecho.
En primer lugar, he conseguido no laminar el producto con el tapón por ahora pero no me gusta el suspense intranquilo que me invade cada vez que quiero cerrar el labial. Señores de Wet´n wild, de veras que muchos pagaríamos un euro más por un envase no digo más cuco pero sí m´`as seguro.
En segundo lugar, el acabado mate, que realmente no es tan seco como esperaba, hace que los colores suban de pigmentación en mis labios. Aquí tenéis por ejemplo el Wine room, en una imagen que encontré por la red:

Vía Pinterest

Se ve un color ciruela rojiza jugoso y alegre, un tono labio subido pero labio... Pues en cuando yo me lo apliqué se vio el rojo más rojo del universo, un rojo frío y dulce y potente que enamoró a Myriam, sí: ella siempre me ha dicho que los labiales poderosos eran sus favoritos para mí..., pero no era lo que yo quería:


No sé... me recuerda al Dragon girl de Nars o al Strawberry kiss de Sephora, dos rojos que quiero y están en mi lista de deseos..., pero ahora no era lo que esperaba. Para un labial así necesito perfilador y me da mucha pereza.
Por supuesto, el labial In the flesh en mis labios también se ve más subido de tono de lo que es en verdad, como bien ha comentado una lectora de mi Instagram. En realidad se trata de un tono labio rosa neutro, y en mi boca vira mucho a rojizo:


Algo que, en cambio, me chifla. Ese efecto labio mordido lo tengo repetido en varios labiales porque es uno de mis colores favoritos (Madmoiselle de Chanel, Dolce vita de Nars...), pero ahora lo tengo en mate y en pelín más oscuro.
Sin embargo, aunque me guste este efecto por la diversificación que significa en mi neceser, el labial en cuestión resalta todos los pellejitos y pliegues de mi boca, algo que no me gusta nada. Tengo que inundarme de bálsamo para que quede bonito, sacrificando el acabado mate pero en cambio sacando a relucir todo el esplendor de su preciosa tonalidad:


En resumidas, creo que mi aventura con los labiales Megalast de Wet´n Wild termina aquí..., pero me sirvió para disfrutar de una preciosa tarde de chicas con la que otrora fue una dependienta muy especial y ahora es ya una gran amiga.