Probando productos de Amapola Bio Cosmetics


Hola mimosas! Hoy os quiero hablar de 4 productos con los que he vuelto a pecar con una marca natural que me encanta!, Amapola Biocosmetics. Muchas seguro que ya la conocéis, dado que lleva muchos años con nosotros y su amplia experiencia se nota en la calidad de sus productos. Hoy os hablaré de mis últimas adquisiciones y de como gracias a ellas he podido solventar los problemas de mi piel sensible… el embarazo haciendo de las suyas una vez más!!, ¿empezamos?.
 


La marca Amapola Biocosmetics,  es una marca de cosmética natural que se hace en España y que fue de las primeras que probé cuando comencé a interesarme por el mundo natural. No son pocos los productos que he probado y rara vez me han decepcionado. Hace pocos meses os hablaba de como hacer un botiquín natural, con una nueva línea que acaban de lanzar, dado muestras de su originalidad, pues sus gamas de productos son bien extensas.
 
Pero hoy os quiero hablar de estos cuatro productos para el cuidado facial y corporal, que fueron la escusa para pecar con la web de Momo cosmética natural. El paquete vino precioso, envuelto con papel fuxia, con una tarjetita desde Momo personalizada y con más muestras de productos de esta marca… ya saben que pronto caeré con alguna de ellas!! Así da gusto comprar en tiendas on line, porque sabes que preparan cada pedido con mucho cariño y eso es lo que me hará repetir... de hecho ya le he echado el ojo a otra marca de la que no he probado nada y me pica mucho la curiosidad… pero eso ya os lo cuento otro día!! Vamos a lo que vamos!
 

Es el primer exfoliante que uso de este tipo. Me refiero a que sólo vienen los gránulos en una latita de 15 ml de lo más mona. Su contenido es simplemente eso, polvo muy fino de hueso de albaricoque. Más natural y respetuoso con el medio ambiente imposible. Aún no entiendo como teniendo estos tesoros en la naturaleza, estemos llenando los mares con las bolitas no biodegradables de otros exfoliantes no tan naturales.
 
Se trata de un polvo granulado, porque si que se aprecian los pequeños granulillos, pero son tan finos que no dañan la piel. Y os lo digo yo, que con el embarazo tengo el rostro de lo más sensible, que horror!! A poco que me limpio la cara ya me salen rojeces y si la exfolio de cualquier manera ni os cuento.
 
Sin embargo este producto limpia los poros que da gusto, y ahora en verano que ando con la protección solar como una loca, reaplicando y reaplicando, es fundamental exfoliar bien para dejar los poros bien limpios. Si que me deja rojeces, eso ahora mismo es inevitable, pero no como con otros más agresivos que estaba usando hasta la fecha. Aunque esas rojeces ya tienen la solución con otro de los productos que os voy a mostrar… tiempo al tiempo… porque alguna se preguntará, ¿ y como se lo aplica en la cara?, ¿a palo seco? No mujer NO!! Lo mezclo con el siguiente producto y es un combo perfecto!
 
La marca la llama leche limpiadora y hasta ahora yo las leches las usaba para desmaquillar el rostro. Como primer paso de la limpieza nocturna de la que ya os hablé en el post sobre como realizar la doble limpieza coreana con productos naturales. Sin embargo esta leche es muy especial. No es tan densa como otras, es más líquida aunque no se desperdicia el producto. No hace apenas espuma y es muy cremosita de forma que no reseca la piel. El extracto de saponaria presenta propiedades espumantes y detergentes que ayudan a eliminar la suciedad y los restos de maquillaje sin resecar la piel.
 
Para mi lo mejor de este producto es sin duda su olor a limón. A limón dulce, no cítrico, es muuuuuy agradable. De hecho me gusta tanto que la uso mañana y noche como limpiador, porque lo veo perfecto para eso, y por las mañanas es un gustazo. Lo tenéis en 125 ml y 250 ml, yo tengo el bote pequeño, porque quería probarlo y así poder llevarlo en el neceser este verano, sin cargar mucho peso, pero ya os adelanto que la próxima vez repetiré con el bote grande.
 
Como os comentaba arriba, 2 veces por semana pongo un poco de leche en la mano y una mínima pizca del polvo exfoliante y me deja la piel muy limpita, resplandeciente y confortable!
 
Os dejo aquí el INCI del producto para que veáis que poquitos ingredientes lleva, cuanto menos mejor!: AQUA, GLYCERIN*, PRUNUS AMYGDALUS DULCIS*, ALCOHOL DENAT.*, CETEARYL ALCOHOL, CETEARYL GLUCOSIDE, TOCOPHERYL ACETATO, CITRUS LIMONUM PEEL OIL*, SAPONARIA OFFICINALIS LEAF/ROOT EXTRACT*, LIMONENE**, CITRAL**, LINALOOL**.(*) Procedente de cultivo ecológico certificado. Concretamente contiene un 85% de ingredientes ecológicos y está certificado por BIO.INSPECTA-VIDA SANA.
 
Momo nos cuenta en su web que se debe aplicar con un suave masaje circular por toda la cara y retirar con algodón o agua abundante. También se puede emplear como desmaquillador de ojos. Yo lo uso con las esponjitas vegetales que se usan con las mascarillas, las mojo un poco en agua y lista!
 
Como os decía, con el embarazo tengo la piel del rostro principalmente, aunque también algunas zonas del cuerpo, muy sensible. En nada que me limpio la cara me salen rojeces y eso antes nunca me pasaba!! Espero que dando a luz mi piel se recupere pronto. Pero mientras tanto había probado de todo para calmar la piel, tras la agresión de la limpieza y nada. Me pasaba el día con las dichosas rojeces que no se iban nunca. Hasta que decidí probar esta crema para pieles sensibles con caléndula que es calmante y epitelizante.
 
Es de color blanco roto y un olor muy sutil y agradable a flores. Su textura de crema tradicional pero nada pesada. En el bote se ve muy ligera y los primeros días me engañaba y me aplicaba más de la cuenta pensando que al ser tan ligera… ERROR!! Pero vamos que así también nos acordamos del cuello y del escote, la crema nunca se desperdicia!
 
El caso es que cuando la aplicas en el rostro notas que es muy cremosa, y mi miedo era que en verano me generase muchos brillos. Mi piel en verano es normal/mixta y en la zona T he de tener un poco de cuidado. Sin embargo quedé gratamente sorprendida cuando al masajear el producto la piel quedaba mate. Pero mate de verdad!! Y no hay que esperar nada! La verdad es que estoy encantada. Además el hecho del masajito es muy relajante y si ya ves que las rojeces desaparecen… es increíble!! Os la recomiendo sin duda a todas las que tengáis la piel sensible, agrietada, enrojecida o reactiva.
 
Por supuesto podéis ver el INCI: Water (Aqua), Rosa Damascena Water*, Helianthus Annus (Sunflower ) Calendula Officinalis Oil*, Aloe Barbadensis Extract*, Argania Spinosa Oil*, Glycerin*, Cetearyl Alcohol and Cetearyl Glucoside, Rosmarinus Officinalis Extract, Benzoic Acid, Sorbic Acid, Dehidroacetic Acid, Benzyl Alcohol, Benzoic Acid, Sorbic Acid, Dehidroacetic Acid, Benzyl Alcohol, Lavandula Hybrida Essential Oil*, Pelargonium Graveolens Essential Oil, Azulene. *ingrediente ecológico certificado. Concretamente contiene un 72% de ingredientes ecológicos y está certificado por BIO.INSPECTA-VIDA SANA.
 
Como os decía algunas zonas del cuerpo también se me están sensibilizando, entre los picores, el calor, el sudor…. Necesitaba algo especial para esas zonas y me decidí por esta crema corporal. Ahora mismo soy una mujer embadurnada en crema! Pero ninguna me calmaba como necesitaba hasta que probé esta.
 
Lo que más llama la atención a primera vista es su color, es azul, pero azul de verdad, es la primera crema azul que pruebo… no se porque me la imaginaba amarilla en todo caso, por aquello de la manzanilla verdad?
 
El caso es que la textura me gusta mucho, es de esas cremas que adoras aplicarte por lo rápido que se extiende al ser tan ligera. No hay nada que me guste menos en verano que después de la ducha, tener que luchar para extender una manteca que sea muy pesada. Pero esta crema está hecha con muy buenos ingredientes y eso se nota porque a la vez que calma la irritación, la deja muy hidratada y la sensación dura todo el día.
 
Su olor es muy agradable aunque no sabría a que deciros, yo diría que a flores en general y se queda en la piel un par de horas. Su INCI: Water (Aqua), Helianthus Annus (Sunflower) Chamomilla Recutita Oil*, Aloe Barbadensis Extract*, Chamomilla Recutita (Matricaria) Flower Alcohol Extract, Cetearyl Alcohol and Cetearyl Glucoside, Rosmarinus Officinalis Extract, Citrus Paradisi Essential Oil, Azulene, Citrus Madurensis Lour Leave Essential Oil.
 
Como nos dice Momo tiene aceite de manzanilla, agua de azahar y azuleno (amiga! de ahí ese color!),  que reestablecen el equilibrio epidérmico de las pieles delicadas devolviéndoles su hidratación y tersura originales. Lo único que no me ha gustado mucho es el envase, porque el ``pam´´ suelta muy poco producto y hay que darle varias veces, para tener suficiente crema en la mano y poder empezar a extenderla. Aunque ya sabéis que  para mi lo prioritario son los ingredientes y la sensación de la piel y eso me encanta!! Por supuesto repetiré!
 
Decirme vosotras, ¿ habéis probado alguno de estos productos?, ¿os ha llamado alguno la atención? Espero vuestros comentarios! Y si te ha gustado y quieres más, no olvides suscribirte al blog en el botón azul del lateral derecho! Nos vemos en el próximo post!
 
Mismimitoss