Tesoros de África, aceite de baobab gracias a Maison Karité

Desde que conocí los productos de Maison Karité, estoy fascinada con la cantidad de ingredientes que ya se usan en África desde hace muchos años y que aún no son tan conocidos en nuestro país. No me refiero al archiconocido aceite de argán, el oro de marruecos, o la manteca de karité, que también… sino al aceite de baobab, el aceite de burití y otros tantos tesoros que aquel continente ofrece a nuestra piel. ¿Queréis conocer alguno de ellos?



Ya os hablé anteriormente de Maison Karité en el post en el que os presentaba su famosos jabón negro africano…una pena que ya me quede tan poquito, con lo que me gusta! Se trata de una marca española que elabora y comercializa productos de cosmética ecológica procedentes de árboles salvajes. Su lema es`` ponte en la piel aquello que te puedas comer´´ y de hecho sus ingredientes son comestibles en los países de origen. Si queréis conocer más sobre como trabajan os dejo aquí un vídeo muy interesante:
 
 
 
He tenido el placer de disfrutar de su famoso aceite superhidratante tacto seco, formulado con aceites orgánicos y salvajes de baobab, argán y burití, riquísimos en ácidos grasos esenciales omega-3 y omega-6, carotenos, vitaminas y otros bioactivos.Viene en formato de 30 ml en una botella de cristal violeta biofotónico que ayuda a preservar al máximo los bioactivos de los aceites. Además incorpora un protector que impide que le entre aire al producto, lo cual sabéis que me encanta cuando hablamos de cosmética natural!
 
Su color es dorado intenso, muy intenso, es parecido al aceite de argán puro, de hecho es uno de sus ingredientes como os he comentado… ahhh se me olvidaba enseñaros el INCI !: 
Aceite de baobab (adansonia digitataSeedOil) , aceite de argán (argania spinosa kernel oil), aceite de buriti (mauritio flexuosa fruit oil), aceite esencial de lavanda salvaje (lavandula angustifolia flowerOil), aceite esencial de manzanilla salvaje (ormenis multicaulis flower oil), limonene, linalool en los aceites esenciales.
 
Su olor es muy agradable, es algo profundo y relajante, de ahí el efecto del aceite esencial de lavanda salvaje, pero no tanto como el aceite de argán puro que todas conocemos. Al ser un aceite y aunque la marca indica que se puede usar de día y de noche, yo prefiero usarlo sólo de noche o sólo si voy a estar en casa, me lo aplico también por la mañana.
 
Una cosa que si es cierto es que aunque ponga tacto seco, yo eso no lo he notado. Mi concepto de tacto seco es distinto. He probado muchos aceites y se cual es la sensación de un aceite de tacto seco y este no me lo da. Lo cual no me resulta un problema en absoluto, ya que como os digo me gusta aplicarlo de noche.
 
hay dos formas de aplicación. Lo podemos aplicar sólo, para lo cual os recomiendo que lo hagáis sobre la piel ligeramente húmeda, con un tónico por ejemplo, porque así los aceites se absorben mucho mejor. Sin embargo yo prefiero poner unas gotitas junto a la crema de noche y mezclar ambos productos en la palma de  la mano. En un solo gesto doy hidratación y nutrición a mi piel. Perfecto para los días que queremos acabar rápido pero mimando nuestra piel ! La verdad es que es increíble lo bonita que queda la piel, eso si! Dedicaros un momento de relax para apreciar los aromas y masajear el producto en el rostro, es muy relajante!
 
Como habéis podrido ver en el INCI además del aceite de argán hay otros dos aceites que resultan bastante novedosos como por ejemplo el de baobab o el de burití, ¿los conocíais?, ¿no? Pues hoy quiero analizar con vosotros el aceite de baobab… vamos al lio!
 
Una leyenda africana dice que ``si una persona bebe agua en la que se han mojado semillas de Baobab, quedará protegido del ataque de los cocodrilos. Pero si osa arrancarle una flor al Baobab, morirá devorado por un león.”
 
 
Los arboles de baobab son los más famosos en África. Son considerados sagrados en muchos de esos países y se le hacen ofrendas para favorecer las cosechas, la fertilidad y la suerte. Son árboles extremadamente longevos, algunos de ellos han llegado  los 3000 años de antigüedad! Sólo tiene hojas en el verano, mientras que el resto del año sus ramas permanecen secas. Dentro de su madero almacena litros de agua para consumirlos durante los meses de sequía.
 
Aunque allí utilizan su pulpa, hojas y semillas, para preparar el zumo de bouy,  que es muy refrescante y energético, helados y batidos, nosotros son centraremos en el aceite que procede de sus semillas. El fruto del Baobab tiene forma ovalada aunque irregular, puede medir de 10 hasta 45 centímetros. Una vez que el fruto está maduro, cae del árbol, y al abrirlo encontramos la pulpa deshidratada, con un aspecto polvoriento, de color blanquecino y de sabor ligeramente ácido.
 
El aceite de baobab se obtiene moliendo el núcleo de la semilla, el resultado es un aceite muy espeso, por ello se suele utilizar siempre mezclado con otros más ligeros. Los nativos lo aplican sobre quemaduras, abrasiones o hematomas (para aliviar el dolor), en casos de descamación y cicatrización de la piel. Su utilización como cosmético es una valiosa ayuda para devolver a la epidermis de la cara y cuerpo su elasticidad y esplendor.
 
Se trata de un aceite vegetal, un aceite portador de aceites esenciales, de rápida absorción e indicado para todo tipo de pieles. A pesar de ser un aceite, no tapora los poros y tiene propiedades reequilibrantes de la piel por lo que también es bueno para las pieles más grasas.
 
También se recomienda para pieles con cicatrices, ya sean por acné, psoriasis o eczemas ya que favorece la recuperación el tejido cutáneo. Es muy rico en vitamina A, B, D, E y F que hidratan y nutren la piel aportando elasticidad y estimulando la creación de colágeno. Facilitando la firmeza, flexibilidad y tersura al rostro.
 
Sin duda ha sido todo un descubrimiento! Me está encantando disfrutar de este aceite,  junto con el resto de los que contiene esta botellita oscura. Mi piel ha pasado el invierno muy protegida de los fríos y vientos y aunque ya no hace tanto frío, pienso seguir usándolo porque sin duda merece mucho la pena!
 
Y ahora contarme vosotras!, ¿habéis experimentado ya con el aceite de baobab?
 
Si te ha gustado y quieres más, no dejes de suscribirte al blog! (botón azul del lateral), y serás una mimosa más!
 
Mismimitoss.